Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Felicitación a la socialista Mercedes Aroz.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Quiero felicitar a la Senadora doña Merces Aroz, convertida a la fe católica. "Divorciada, antigua militante comunista, cofundadora del PSC, y 21 años de parlamentaria...", su conversión me llama al atención. Algunos se preguntan: "¿Dejar un puesto de poder y sueldo en un partido que gobierna Cataluña, España? ¿A cambio de qué? Muy sencillo: a cambio de la "perla escondida del Evangelio", que, "quien la encuentra vende todo cuanto tiene, va y la compra".

Su apuesta por el catolicismo tras muchos años de militancia marxista, me hace ver la profundidad de su espíritu recto, de sobra conocido. Mujer inteligente, luchadora por lo que creía justo, Dios le ha regalado la gracia de ver que "hay algo más que la razón y la ciencia". Sin complejo ni rubor ha declarado: "He querido hacer pública mi conversión para subrayar la convicción de la Iglesia Católica de que el cristianismo tiene mucho que decir a los hombres y mujeres de nuestro tiempo, porque a través de la fe cristiana se alcanza a comprender plenamente la propia identidad como ser humano y el sentido de la vida".

Se da cuenta de que ser cristiano auténtico hoy en España, es nadar contra corriente, que no es fácil ser católico y socialista –marxista, el estilo que marca Zapatero frente a la socialdemocracia de Felipe González. Senadora la más votada ( obtuvo el 53' 67 %, de los votos por Barcelona), ha dejado su escaño para hacer viable la coherencia entre fe y vida. Socialista ahora de a pie, ha declarado: "Mi actual compromiso cristiano me ha llevado a discrepar con determinadas leyes del Gobierno que chocan frontalmente con la ética cristiana, como la regulación dada a la unión homosexual o la investigación con embriones, y que en conciencia no he podido apoyar".

Con valentía, la señora Aroz denuncia la ideología laicista: "la libertad religiosa- dice- reclama el respeto y un reconocimiento positivo del hecho religioso, frente a un intento de imponer el laicismo". Sin ambages, pide al Estado que facilite "la educación religiosa en la escuela".

·Publicidad·
·Publicidad·