Lunes 05/12/2016. Actualizado 14:44h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Frente a eutanasia, civilización del amor

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Vivimos en una sociedad hedonista, en la que cada vez más, se desprecia a los mayores. En un ambiente así, fácilmente se propaga la mentalidad pro-eutanasia. En donde se legaliza, los fraudes de ley son frecuentes y queda desprotegida la vida de enfermos, ancianos y disminuidos. Los abusos se multiplican en bastantes médicos; y la misma familia, cansada o ansiando con impaciencia la herencia, no se corta en la comisión de crímenes horrendos.

Los ancianos, tan sensibles, temen ser una carga para sus hijos, y en los países en donde la eutanasia está legalizada, se suicidan con más frecuencia o piden la muerte a gritos. En Oregón (EE UU), el 34 % de los pacientes se suicidaron por temor a resultar una carga (puede que esa cifra sea aún mayor).

En Holanda, los casos de eutanasia son espectaculares. Como refiere la organización the Compassionate Healthcare Network, “durante las pasadas dos décadas, Holanda se ha movido del suicidio asistido a la eutanasia [aún sin que el paciente lo pida]; de la eutanasia para los enfermos de muerte a los crónicamente enfermos; de la eutanasia para los que están físicamente enfermos a los que tienen problemas psicológicos y de la eutanasia voluntaria a la eutanasia sin consentimiento e involuntaria. En Holanda, el 31% de los pediatras han matado a niños...”

Creo que debemos trabajar por una sociedad en donde impere la compasión, la solidaridad con los ancianos, enfermos y disminuidos; y luchar para que se instalen en todos los hospitales, suficientes unidades de cuidados paliativos. De lo contrario, la epidermis herida de una sociedad individualista, egoísta, comodona y hedonista, se emborrachará del virus pro-eutanásico y veremos que cavan nuestra fosa antes de tiempo.