Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Gays y PP

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Leo en El Diario "El Mundo" (6-12-07), un artículo de Raúl del Pozo. Afirma: "es raro que los del PP (…) tengan aún mojigaterías contra el movimiento gay". Termina advirtiéndoles que "un boicot de homosexuales quebrantaría una mayoría de Gobierno". 

Sr. Del Pozo, nada tiene que ver con la mojigatería, la aceptación o el rechazo del homosexual, quizá más acentuado en la historia de la izquierda ( la Cuba comunista llegó, incluso, a recluirlos en campos de concentración) , aunque ahora a Zapatero le interese arañar esos votos. Los homosexuales me merecen respeto, como toda persona; pero eso no me impide manifestar mi pensamiento.

¿Son demasiados los homosexuales?   En Estados Unidos, y también aquí, no llegan al 3%, y apenas si llegan al 1% los que permanecen. Si no lo dijeran las estadísticas, bastaría con abrir los ojos. ¿ De dónde sacó el gobierno actual lo del 10 % y de dónde lo sacan los interesados?   Se basan en un estudio publicado en 1948 sin rigor científico, y desfasado ya, de Alfred C. Kinsey (especialista en insectos) con una idea previa de cambiar los valores morales de la sociedad. De su estudio sobre una muestra sesgada, con demasiados presos y gente en tratamiento, Kinsey sacó esta conclusión: "el 10% de los hombres fue más o menos homosexual durante al menos 3 años de su vida entre los 16 y los 55 años, pero sólo el 4% seguían después de la adolescencia". En estudios recientes realizados en Estados Unidos, en   Canadá y en diversos países de Europa, incluido España, apenas llegan al 3% los homosexuales y no suelen llegar ni al 1% los que permanecen.

La tendencia homosexualidad no es innata, sino adquirida por causas a veces ajenas a la voluntad del sujeto (suele haber una herida muy honda detrás, o la influencia de amigos). Los homosexuales merecen nuestra comprensión y son, en otras facetas de su personalidad, exactamente iguales a los heterosexuales. Los que pedimos que no se discrimine a nadie por su tendencia sexual, pedimos que se respete, también, la institución matrimonial; exigimos que no se confunda el matrimonio con estereotipos que le son ajenos, tan dispares. La perversión del lenguaje   acarrea una burla a la verdad de las cosas y no es un favor para nadie.

Yo le pido al PP que sepa que muchos de sus votantes se sentirían engañados y empezarían a mirar al PP como los seguidores, a paso lento, del socialismo zapateril, si no cumple sus promesas hechas tras la manifestación de la Familia (2005) organizada por el Foro de la Familia, a la que secundó con su presencia encabezando la segunda fila. ¿ Lo recuerdan? ¿ Estuvieron allí e hicieron su promesa por convencimiento, o por conveniencia del momento?