Jueves 08/12/2016. Actualizado 20:22h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Generación ‘chat’, pero adictos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Es innegable que la cultura de Internet abre un mundo nuevo a los ojos de los más jóvenes. Pero no todo son maravillas. Los padres y profesores tienen mucha labor por delante.

Sr. Director: El 45 por ciento de los menores de 18 años que navega habitualmente por Internet utiliza los chats varias veces a la semana: un 27 por ciento casi a diario y un 18 por ciento varias veces por semana; un 17 por ciento lo hace una vez a la semana. No hay duda: el chat es la herramienta virtual más utilizada por los menores de edad.

Un 56 por ciento se conecta a chats específicos para su edad. Otro 28 por ciento lo hace en ocasiones y un 17 por ciento nunca utiliza este sistema de intercambio y comunicación en red. El 18 por ciento de los menores accede a chats prefijados sobre sexo, porcentaje al que hay que añadir otro 8 por ciento que ha entrado en alguna ocasión.

El 30 por ciento de los menores que habitualmente utiliza Internet ha facilitado ya su número de teléfono en alguna ocasión durante sus conexiones, incluso un 17 por ciento afirma haberlo hecho en varias ocasiones. El 14 por ciento de los jóvenes ha concertado una cita con un desconocido a través de Internet y un 8 por ciento lo ha hecho en más de una ocasión.

El estudio realizado por Acción Contra la Pornografía Infantil y Protégeles para el Defensor del Menor ha constatado que un 10 por ciento de los menores, además de acudir a la cita, se presentó sólo; y que otro 7 por ciento ni tan siquiera aviso a otras personas sobre su intención de acudir a dicha cita. La mayoría de los que acuden al encuentro reconoce que se encontró con una persona que no resultó ser como esperaba, en ocasiones, un adulto.

Es innegable que la cultura de Internet abre un mundo nuevo a los ojos de los más jóvenes. Pero no todo son maravillas. Los padres y profesores tienen mucha labor por delante.