Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

La Generalitat y la trivialización del uso de “cannabis”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

¿No les parece una incongruencia que es hagan duras campañas contra el tabaco y desde la misma Administración se trivialice el uso de “cannabis”? No podemos olvidar que se trata de una droga.

Es un hecho, el “cannabis” se puede utilizar en Cataluña como medicamento. El uso terapéutico del “cannabis”, que se recetará bajo estricto control médico, "se destinará para combatir los vómitos que provoca el tratamiento con quimioterapia y los efectos de la anorexia en enfermos de sida", ha asegurado el director general de Recursos Sanitarios de la Generalitat.   También pretende aliviar los problemas musculares derivados de la esclerosis múltiple o amiotrófica, así como los dolores crónicos de sintomatologías que no respondan a otro tipo de pautas terapéuticas”. No seré yo quien discuta las posibilidades terapéuticas del “cannabis”.   Pero de lo que si estoy seguro es de que no es imprescindible, es por eso que me pregunto: ¿No les parece una incongruencia que es hagan duras campañas contra el tabaco y desde la misma Administración se trivialice el uso de “cannabis”? No podemos olvidar que se trata de una droga.   Los resultados de la trivialización no se han hecho esperar, la comisión clínica del Plan Nacional sobre Drogas (PNSD) ha dado unos alarmantes datos: “más del 36% de los jóvenes entre los 15 y 18 años reconocen que de forma habitual consumen ‘cannabis’”, no olvidemos que se trata de una sustancia adictiva, peligrosa y que puede producir cuadros psicóticos.   En el informe se dice también que hay “cerca de quinientas personas detenidas en un mes por vender droga en los colegios desde que se puso en marcha el Plan de vigilancia en entornos escolares”. Todo un éxito. Y es que trivializar el uso de “cannabis” puede tener consecuencias tan alarmantes como nos reflejan los datos aportados.