Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Independencia de Cataluña. Querer es poder, ¿siempre?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

De la independencia catalana... hasta ahora había rechazado todos los argumentos a favor que había leído por falsos, tergiversados o insuficientes. Y es que ya me resulta agotador discutir sobre "porqué algo que es falso no es cierto". Pero el encorsetamiento legal al que los unionistas liberales reducen sus argumentos anti-independentistas, me hizo descubrir que los separatistas tienen un argumento válido, el único, pero el más legítimo, el argumento de “porque me da la gana”.

            Ahora bien, que lo considere válido sólo significa que no me daría pereza ponerme a lidiar con un independentista sincero.

            Este es el gran meollo del asunto:

            1. Los separatistas quieren que exista una Cataluña independiente, pero para conseguirlo es necesario que desaparezca España (tal como lo conocemos hoy), que parece que nadie habla de ello pero si Cataluña se separa, el resto que queda deja de ser lo que conocemos como España, será cualquier otra cosa, estará en la UE, pero sin Cataluña, para mi, no es España, aunque se siguiera llamando igual.

            2. Los separatistas exigen que su sentimiento tenga derecho a voto. Pero solo quieren que voten los catalanes, sobre algo que afectará a todos los españoles. Y digo yo, ¿Por qué el sentimiento de los catalanes debe tener derecho a voto y el de los no-catalanes que también se verán afectados no lo puede tener, cuando lo que se decide es si romper España o no? ¿El sentimiento de los independentistas vale más que el de los que se sienten españoles/catañoles?

            (Personalmente tengo que aclarar que me da igual lo que se votara porque no creo que España se elija por un puñado de votos, contrariamente a Manzzini, soy más del parecer de que uno pertenece a una nación independientemente de su voluntad como defendía Fichte. Entendiendo España como una nación de naciones.)

            Conclusión:

            Materializar la voluntad separatista que pretende establecer un Estado Catalán con argumentos históricos falsos, culturales tergiversados, económicos insuficientes y manipulación propagandística, supone estrangular mi voluntad de continuar existiendo. Y aunque apoye causas que puedan conllevar mi sacrificio, tengo la mala costumbre de no apoyar las que exigen mi suicidio.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·