Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Juicios rápidos: el as de copas guardado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La revelación de Savater en ABC, consistente en las negociaciones abiertas entre Zapatero y el mundo de ETA, antes de las elecciones del 14-M, descubre el "As de copas" guardado por el presidente, en una reunión festiva entre amigos.

 

Acebes que no juega a las cartas, esta práctica de tahúres, lo califica de engaño a los españoles. La supuesta carta de ETA de abandonar las armas a cambio de presos, tiene la credibilidad de una de las muchas cabezas de la serpiente terrorista. La ingente cantera, su historia, demuestran que cortada o satisfecha una de ellas, siempre vuelven a actuar las otras. Navarra y la autodeterminación aguardan.

 

Los llamados "juicios rápidos" se implantaron para agilizar los procesos penales donde el acusado puede negociar una condena conforme a ley, con la acusación y el ministerio fiscal. Todo indica que para el fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, toda la legalidad vigente en cuestión de terrorismo es un juicio rápido. Considera -Pumpido- que el procesamiento del batasuno Otegui, "no tiene por qué afectar a la propuesta de diálogo del Gobierno a ETA si abandona las armas", apuntillando que "la justicia no se para".

 

Legalidad en el cumplimiento de las leyes, no significa anticipar juicios de valor, ya digeridos por el Gobierno. Abunda Pumpido que a él, "lo único que le interesa saber de ETA es cuándo y cómo va a dejar las armas". Invierte pues el proceso legal, puesto que para negociar condena, primero deber existir un proceso con un encausamiento delictivo. No existe proceso global contra la banda, existen delincuentes en el banquillo.

 

Las palabras del presidente del Gobierno y del Fiscal General del Estado se funden en una misma frase. Dos hombres y un destino, para una clara y rotunda legalidad vigente. La misma que obliga la Constitución española a cumplir y hacer cumplir la ley tanto a jueces y magistrados como al Ministerio fiscal, del cual Cándido Conde Pumpido es la cabeza de su unidad jerárquica.

·Publicidad·
·Publicidad·