Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Kama-Sutra estatutario

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Me avergüenzo como catalán del aldeanismo casposo que representa la organización, dentro de unos días, del salón del sexo en catalán.

Ha terminado una semana en la que han producido dos sucesos graves: la violación de la independencia del Poder Judicial por obra y gracia de Conde Pumpido y la ruptura de la Nación Española con la aprobación - pírrica en porcentaje - del Estatuto de Cataluña, pero no voy a referirme a ello pues plumas y voces muchísimo mas autorizadas que la mía lo han hecho, lo hacen y lo seguirán haciendo.   Me avergüenzo, como catalán, del aldeanismo casposo que representa la organización, dentro de unos días, del salón del sexo en catalán al amparo de frases tan trascendentes como que "cada país tiene su propia identidad sexual" u otra tal como "un pueblo no está del todo normalizado hasta que no pueda disfrutar del sexo en su propio idioma".   Pero es que, aparte de avergonzado, me siento preocupado pues, después de esas reflexiones, no se si, para que la relación sexual con mi pareja - por cierto, castellano-parlante - sea totalmente plena y satisfactoria, deberé incorporar a mitad del coito unas estrofas de Mossen Cinto Verdaguer o de Ausias March, o bien si los jadeos, gemidos y demás sonidos que preceden y siguen a un orgasmo, en catalán deben sonar distinto.   En definitiva, que los organizadores del salón me han fastidiado la noche. Cuando con cincuenta y varios años, lo consideraba todo aprendido, me encuentro en la necesidad de interesarme por si Caterina Mieras, Consejera de Cultura de la Generalidad, ha lanzado una versión catalana del Kama-Sutra ( el Llit-Sutra en todo caso) o debo dar un repaso al original en sánscrito de Vatsyayana Mallanaga.