Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Lecciones de acróbata para empresarios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los equipos de trabajo podrían aprender mucho de los mejores acróbatas de la historia.

“Los Wallenda Voladores” fueron una saga de funámbulos que marcaron el techo artístico de los trapecistas de circo, algunas de cuyas últimas generaciones siguen en activo. Durante años pasearon su lograda consecución de la perfección que puede alcanzar un grupo humano mediante el entrenamiento, la coordinación, la voluntad y el valor. Su espectáculo tuvo una resonancia planetaria y su excelencia merece ser analizada como paradigma de conjunción interpersonal, que podrían ser referenciales para los muy variables modelos de empresas, instituciones y organismos.

Su pirámide de siete equilibristas en tres niveles nunca fue superada. Visualiza una representación perfecta de niveles organizativos, donde cuatro porteadores en dos parejas con una barra soportada por sus hombros, sostienen a los dos trapecistas del nivel medio unidos por una última traviesa donde se mantiene la trapecista máxima… cuyo equilibrio depende de sí misma… y del de sus dos porteadores… que se afianzan sobre la base de los cuatro porteadores de base… sobre un fino hilo de acero sustentado en el vacío. Además, no se trata únicamente de mantener el equilibrio interno, sino de hacer avanzar a este grupo sincronizadamente, sabiendo que si algo falla se precipitarán hacia una muerte segura, como sucedió aquel trágico 30 de enero de 1962.

Un mensaje destaca de la metáfora de los Flying Wallendas: Quien figura en la parte más elevada y visible del equipo, quien dispone de una visión más alta y sobresaliente, quien parece reunir más mérito y relevancia,… en realidad, es el más dependiente de su nivel inferior, que a su vez depende ineludiblemente del nivel anterior, y a sí sucesivamente. Para que una organización no se desmorone es preciso asegurar una buena comunicación interna, ordenada en los niveles contiguos, bidireccional (ascendente y descendente), así como una percepción lúcida de todos los componentes de saber que forman parte de un mismo proyecto con certidumbre en la consecución de los objetivos compartidos.