Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

“Libertad y concordia” de Enric Sopena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Estas palabras aparecían el pasado viernes día 14 en un artículo de Enric Sopena en “El plural”. Se quejaba de la actitud de Aznar y Fraga cuando -según este periodista- ambos se opusieron al estado de las autonomías sin el que no habrían existido 27 años de libertad y concordia. ¿De veras alguien se puede creer esto? Para empezar, libertad se supone que la tenemos a raíz de la transición independientemente de si hay o no estado de las autonomías. ¿Concordia? ¿Alguien ve al PNV, ERC, etc. estar por la concordia entre los españoles sean de la región que sean? Es más, ¿alguien ha visto al PNV trabajar en estos 27 años por la concordia entre vascos o entre vascos y el resto de españoles? Eso si, siempre será más fácil culpar a la derecha que no explicar a los ciudadanos que objetivos se persiguen y con que medios. El estado de las autonomías tal y como está planteado es sinónimo de derroche, clientelismo y a la postre, corrupción. ¿Alguien piensa que con la reforma del Estatut y las mejoras del modelo de financiación, los catalanes tendremos más y mejores infraestructuras? Rotundamente, no. La financiación podrá cambiar -podremos tener agencia tributaria propia-, pero los catalanes seguiremos teniendo las mismas dificultades para acceder a una vivienda, para encontrar un empleo "digno" o disfrutar de infraestructuras alejadas de la demanda ciudadana. El problema está en la clase política catalana, que a nadie le quepa alguna duda. ¿Esto es libertad y concordia? Por último, al principio del artículo trata de quitar hierro a la polémica surgida con el término nación. Como buen acólito de la izquierda de esta país, el Sr. Sopena trata de marear la perdiz y se puede confundir. Bajo mi punto de vista, el reconocimiento de una nación no implica tener estado propio, pero si puede ser base de futuras justificaciones. Esa es la intención de nuestros buenos políticos, que nadie lo olvide. Sólo un gobierno central firme en su postura puede parar tan demencial carrera. Y el gobierno de Zapatero o no lo es o no está por la labor.