Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Libertad de expresión frente al lobby rosa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las inquisiciones y los ataques y acosos a las personas por expresar su opinión me dan miedo y las rechazo. He de solidarizarme con sus víctimas.

 

Las inquisiciones son de muchos colores: negra, roja, amarilla o rosa. En este caso me da miedo la inquisición rosa, que son unas maneras y procedimientos que utilizan los fanáticos del homosexualismo para imponer sus tremendas ideologías.

 

Por ejemplo, a veces puede darse el caso de que den charlas pro-homosexualismo a los alumnos de los colegios e  institutos de Andalucía, Madrid o Valencia o Castilla-León  sin que los padres los hayan autorizado a "comerles el coco" a los hijos. ¿Es eso adoctrinamiento pro ideología homosexual? ¿les gusta a los padres esas doctrinas del homosexualismo? ¿Acaso no es razonable que a los padres que les guste la ideología homosexualista, que autoricen a sus hijos que se les den charlas y a los que no, que los dejen tranquilos o no?

  

Vaya por delante mi respeto hacia todos los homosexuales quienes, como cualquier otro ser humano, gozan de derechos y libertades inalienables. No obstante, me resulta cuando menos sorprendente la reacción de Gylda ante el artículo de D. Carlos Moreda en el que, por más que lo leo, no encuentro ni justificación de racismo (¿qué tiene que ver el racismo con la homosexualidad?) ni de la homofobia. Simplemente se limita a defender el matrimonio como unión de un hombre con una mujer y a advertir de las nefastas consecuencias de la desnaturalización de esta institución.

 

Recientemente se han publicado estudios que desvelan que la población homosexual española es aproximadamente del 1%, dato que basta por sí solo para concluir que no es suficiente para cambiar la que probablemente sea la institución más antigua de la Humanidad. Hay en España muchos más musulmanes que homosexuales ¿Por qué no se admite como matrimonio la poligamia, o la poliandria libremente querida por hombres y mujeres mayores de edad? ¿Por qué los familiares no pueden casarse entre sí si libremente lo desean? No existe discriminación alguna al impedir el matrimonio entre personas del mismo sexo. Simplemente, como indica D. Carlos Moreda, es tratar de modo distinto situaciones esencialmente desiguales y, como siempre, con todos los respetos.

·Publicidad·
·Publicidad·