Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

“Malaeducación” para la ciudadanía

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Marginar la educación moral, sustituyéndola por una instrucción cívica, supone un peligro para la vida de nuestros hijos y de nuestra democracia. Ya se lamentó Ortega y Gasset en su día de la pretensión de reducir la enseñanza de la ética a una educación para la convivencia.

Leo en la prensa que el 25% de los chavales sufre acoso escolar, no es por desgracia una noticia nueva, pero lo que sí es alarmante que el último estudio arroje unos resultados preocupantes, ya que de cada cuatro niños y adolescentes españoles sufre algún tipo de violencia en las aulas de su colegio o instituto.   Pero no, no nos llevemos las manos a la cabeza. Esto era muy previsible. Por eso, ante esta falta de cultura cívica de los jóvenes, sería necesario que la escuela educara a los alumnos para ser buenos ciudadanos. Apostar por la educación cívica sería un acierto, dada la falta de compromiso cívico que se percibe y la pérdida del sentido de sociabilidad humana.   Sin embargo, la nueva asignatura de la ciudadanía adolece de una imprecisión con respecto al marco teórico en el que se sitúa la nueva área de conocimiento, y convendría optar por situar la formación ciudadana en un marco de educación moral más comprensivo.   La educación para la ciudadanía, tal como hoy se presenta en las democracias occidentales, se entiende como la preparación de las jóvenes generaciones para llegar a ser ciudadanos informados, activos y comprometidos con sus democracias. Mientras que el Gobierno español, lo que trata con esta asignatura es convertirla en un adoctrinamiento, con enfoques ideológicos más que educativos.   Marginar la educación moral, sustituyéndola por una instrucción cívica, supone un peligro para la vida de nuestros hijos y de nuestra democracia. Ya se lamentó Ortega y Gasset en su día de la pretensión de reducir la enseñanza de la ética a una educación para la convivencia. Y el ejemplo lo tenemos, con el antecedente de la LOGSE, que tras los años de vigencia de ésta, los objetivos a los que hemos llegado.