Lunes 26/09/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Moratinos y familia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Señor director: Algunos políticos piensan que cuando llegan al poder han llegado a sus fincas y cortijos y mansiones y yates. Se olvidan que los cargos son cargas. También se olvidan de que son meros administradores y gestores de los dineros de los contribuyentes. Estos olvidos hacen que desvaríen, y den rienda suelta a sus filias y fobias. Por eso benefician a dedo a sus familiares y amigos. O despilfarran los dineros en propagandas políticas de adoctrinamientos para difundir sus ideas religiosas cristianas, o laicistas, o ateas, o políticas. O para sembrar odios y rencores, contra sus adversarios ideológicos o políticos. Esto lo hemos visto en todas las épocas con todos los partidos, pero no debe, por eso, dejar de ser denunciado. Los Moratinos no cesan de estar de actualidad desde que tienen un miembro dela familia de ministro de Asuntos Exteriores. Resulta que a este ministro de ZP, amigo y simpatizante de dictadores como el asesino Fidel Castro, o el ex-golpista venezolano Chaves, o el millonario y ex-terrorista Arafat, en los pocos meses de mandato de ZP ya le han salido un sobrinísimo y un hermanísimo. Un hermanísimo que ya está colocado a dedo de director del Instituto Cervantes en EL Cairo; estoy seguro que hay miles de españoles con más méritos que este hermanísimo de Moratinos. También le ha salido a Moratinos un sobrinísimo de 18 años, que trabajaba en Costa de Marfil, donde ha hecho enviar con premura un avión militar para recogerlo dadas las guerras africanas de Francia en su ex-colonia. Otros casos recientes son los que ya sabemos de los hermanísimos de Maragall, bien colocados en la Generalidad de Cataluña. Esperemos, en el caso que nos ocupa, que los Moratinos necesitados de empleos o de favores no sean muchos más, que si no arreglados estamos. Ahora a ver que nuevo recurso propagandístico se inventan Moratinos o sus correligionarios para anestesiar a la opinión pública española, que haga que no nos acordemos de su familia. Ya sabemos la última: la infamia de acusar a Aznar de golpista, además cuando más ocupado estaba presidiendo el Gobierno de España y la Unión Europea.