Viernes 02/12/2016. Actualizado 17:20h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Paradojas sanitario-educativas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las semejanzas entre los dos sectores sociales por antonomasia nos permiten descubrir algunas disfunciones absurdas.   A los educadores frecuentemente se nos compara con los sanitarios, y viceversa. Trabajamos en las áreas más sociales y que absorben la mayor parte de los presupuestos públicos. Prestamos un servicio al conjunto de la sociedad, quizá unos más centrados en las edades más tempranas y otros en las más avanzadas, siendo evaluados continuamente por nuestro quehacer muy cercano a la ciudadanía.   La analogía relativa de ambas dedicaciones, educativa y sanitaria, resulta valiosa para un análisis de mejora en ambos campos, próximos aunque con singularidades específicas. Podemos aprender unos de otros y transponer soluciones comparando y contrastando algunas actuaciones supuestamente inamovibles por la inercia de los tiempos. Veamos dos extraños casos donde urge alterar algunos comportamientos habituales.   El primer tema denuncia una insólita práctica de los laboratorios farmacéuticos, que sería inadmisible en el equivalente sector editorial educativo. ¿Alguien se imagina que una editorial organizase periódicamente conciertos o eventos de altísimo coste, invitando a miles de docentes y con el consejero de turno a la cabeza, patrocinados con los beneficios de un libro de texto? Sería un escándalo inimaginable, y sin embargo es frecuente con las medicinas…. Esperemos que la futura Ley del Medicamento proscriba esta extemporánea conducta, que forman parte de otros métodos de estímulo a la venta (visitas, obsequios, congresos y viajes gratuitos,…) que, como mínimo, resultan poco éticos y exorbitantemente gravosos para el erario público.   El segundo asunto se refiere a la improcedente medida de calidad que parecen adoptar algunos centros educativos y facultades universitarias, que pregonan que sólo admiten a los mejores alumnos, para ser despachados si flaquean y que se enorgullecen de suspender y retardar mucho su carrera. ¿Tendría prestigio una institución médica, y sus respectivos profesionales, si sólo aceptasen pacientes muy sanos, que despidiesen a sus enfermos si no mejoran rápidamente y que se ufanasen del alto porcentaje de convalecientes que no sobrevive a su tratamiento?   Aprendamos del binomio médico-formativo. Los grandes profesionales son quienes se enfrentan a lo más arduo (los pacientes más graves o alumnos más difíciles), que buscan la excelencia en el proceso que les corresponde guiar (sin seleccionar la entrada de sus “usuarios”) y que apuestan por la eficacia y eficiencia de los recursos humanos y materiales. Porque en tarea tan ingente y trascendente nunca sobran presupuestos, que directa (en co-pago) o indirectamente (vía impuestos) provienen de todos nosotros, cuando confiamos a educadores y sanitarios lo más preciado que poseemos: nuestros hijos, nuestra salud y nuestro futuro.