Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Patria y religión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las elecciones de Estados Unidos han dejado una gran estela, entre otras cosas, por la sorpresa que ha supuesto para los europeos que no perdiera Bush. Parecía cantado que no saldría reelegido, pero todos nos equivocamos. Algo saben en ese país que no sabemos nosotros, o algo sabemos nosotros que no saben ellos. Lo cierto es que pensamos de manera diferente, lo cual incluso me inquieta. También me inquieta el uso que hacen los políticos de la idea de patria y de la religión. Recordemos que Estados Unidos permite que en su billete de un dólar diga "Confiamos en Dios", algo chocante para nosotros si apareciera en uno de cinco euros, pero que explica en parte el apego norteamericano a Dios.

Pero debo decir que, de igual manera que me parecería inapropiado que un obispo predicara a sus fieles a qué partido votar, me parece absolutamente inapropiado que un político tenga constantemente en su discurso la presencia de Dios, como guía o lo que sea.

Algo similar entiendo que pasa con la idea de patria. Los políticos explotan su apego a la tierra en la que nacen, haciendo ver a sus conciudadanos que eso les empujará a hacer buenas políticas. Las ideas de qué creen y qué son se confunden con lo que van a hacer. Creo que los políticos son entes ejecutivos, y no deberían entrar en estos aspectos más relacionados con sus valores morales o los de sus partidos.

Evidentemente, lanzar un discurso sobre estos aspectos evita que uno tenga que hacer demasiadas valoraciones sobre otras ideas ejecutivas, donde probablemente se corra más riesgo de perder votos o de no ganarlos. Afortunadamente, en España no hemos llegado a eso y espero que nunca lo hagamos, porque estaríamos empobreciendo los discursos políticos dejando de hablar de lo que van a hacer para pasar a hablar de, insisto, en qué creen o en qué son los políticos.