Jueves 08/12/2016. Actualizado 20:22h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Peso internacional del español

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“El porvenir del español”, es la última obra de don Juan Ramón Lodares, lingüista que murió hace pocos meses. Después de leerla suscribo, íntegramente, el comentario positivo de doña Carmen Montón, porque el filólogo reflexiona sobre el creciente peso internacional del español y aborda el porvenir de la lengua española desde diversos enfoques: gramática histórica, economía, sociología, derecho internacional, demografía, informática... para predecir un futuro prometedor al español. Con una erudición copiosísima, nos abre los ojos a algunas realidades a menudo ignoradas. Por ejemplo, frente a la idea de que el español progresó en América en los siglos XVI y XVII por medios imperialistas, Lodares, apoyado en autores como el hispanista inglés Henry Kamen y F. González Ollé, demuestra cómo durante los Virreinatos convivió con las lenguas indígenas y que fue en el siglo XIX cuando se produjo la españolización lingüística. El método Pentecostés -hablar a cada uno en su lengua- hizo que la evangelización mantuviese el uso de las lenguas amerindias más habladas. Advierte a quienes piense que el futuro del idioma se juega en las aulas de lengua o depende de la Real Academia, se equivocan. El autor carga las tintas al hablar de la imagen del español, todavía asociada a menudo a una estrategia de expansión impuesta por el colonialismo. Quizá esa mala imagen no sea para tanto cuando más de 50 millones de extranjeros estudian español -cifra en continuo crecimiento-. En cuanto a las amenazas que suponen las reivindicaciones de las otras comunidades lingüísticas peninsulares, parece lógico pensar que pocas sedes del Instituto Cervantes podrán mantener a profesores de euskera, catalán o gallego, mientras que las aulas de castellano se multiplican. Con relación a esta obra, don Ricardo Sanabre extrae el siguiente, párrafo: “al hablar de la diferenciación idiomática, de los distintos movimientos en pro de la llamada “normalización” -a menudo convertida en la imposición de un monolingüismo de la lengua particular frente a la común-, el señor Lodares recuerda cómo, en el primer tercio del siglo XIX, la defensa del español como lengua nacional de España se produjo en gran medida entre autores catalanes (Ballot, Dou, Piferrer, Puigblanch, Figuerola, Pi i Arimon, Casamada, etc), lo que indica hasta qué punto han cambiado hoy las tendencias. ¿Sería bueno que lo aprendieran o recordaran algunos nacionalistas y sobre todo el Sr. Rodríguez Zapatero? Les dejo con la pregunta.