Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Plumas de quiosco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Asombra todo lo que se puede meter en ese cuchitril que llamamos quiosco. Se trata de una colección de plumas, como aparecen todos los años, pero cuando la voz en off hace referencia a plumas para mujeres puse atención con el fin de ver en qué consistía el cambio de una pluma de mujer-hombre.

 

El color de la primera será rosa, justo ahora que por fin en el gobierno del PSOE se ha dado la paridad en el consejo de ministros (not Vogue, please) Acción que se ira dando y no por que sea de obligación tener a una mujer en el consejo de cualquier empresa, sino por el hecho de estar capacitadas para llevar la tarea lo mismo o mejor que cualquier hombre. Una que es de las de pluma estilográfica nunca distinguió en si había o no plumas de mujer. Lo que si recuerda es que cuando las estilográficas no existían, las plumas con las que la mujer de turno de una obra de teatro, novela del siglo XV-XVI esas plumas de aves cuanto mas exóticas mas bella la dama.

 

 La que si use cuando los tiempos no daban para la estilográfica de cada día, aquellas de palo, con plumin y por curiosidad a algún que otro pavo le quité su mejor pluma para escribir en mi casa. Llevar aquella pluma a clase corría el peligro de no volver.

 

Cuántos disgustos he dado a mi madre con esa afición mía de pasarme el día con la dichosa pluma, más que por la pluma, por el tintero con un mínimo movimiento el chorreón. Y cuando llegó el bachillerato, lo que hoy se llama rotring, entonces se llamaba tinta china, y si la normal manchaba, la otra alpargata al canto. Me gustan todas las plumas, el olor a papel y tinta, ¡qué aroma! Me gustan esos cuchitriles a los que se les llama quioscos. A pesar de la publicidad que anula la paridad. No importa la cuestión: lo suyo es que hombres, niños y mujeres las usen. ¡Vuelan la plumas!

·Publicidad·
·Publicidad·