Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Prohibido fumar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

No voy a decir que fumar sea saludable, sencillamente porque me faltan argumentos. La cuestión es que no me fío de los argumentos esgrimidos por el tirano para imponer la ley antitabaco. Cierto que del tirano no me fío absolutamente de nada, pero de su ley antitabaco, tampoco. La sucia sociedad de la sobreabundancia en la que estamos instalados tiene muchos venenos que a primera vista son más nocivos que el tabaco. No dudo que el tabaquismo acarree males, pero puedo constatar que he conocido a personas muy longevas que siempre han sido fumadores; hasta el abuelo de un familiar mío, que tuvo el honor de ser uno de los últimos de Cuba, fue un fumador empedernido hasta que Dios quiso llevárselo, allá en 1975. o 1980. ¿Un ejemplo? Bueno, un ejemplo. El asunto es que la ley antitabaco no se sostiene, como no se sostuvo en su momento en EEUU la ley seca. Y no se sostiene porque aún reconociendo que el abuso es evidentemente negativo, no se puede generalizar y condenar el consumo de una inocente copa de ron y la degustación de un cigarro (puro, por favor). Sí, soy fumador, pero he intentado dejarlo en bastantes ocasiones, y si ahora no lo dejo es sencillamente porque no me da la gana, no porque sea adicto, sino porque encuentro en el tabaco un placer inocente. Otra cosa son otros consumos que curiosamente no están perseguidos y que nos dan permanentes muestras de quién manda. ¿Ha observado el lector que los casos de obesidad están en alarmante crecimiento?, ¿ha observado que hay demasiados casos de niños obesos?, ¿se ha parado a pensar en qué lugar del mundo hay más gente obesa?. Sí, justamente en los EEUU de Norteamérica, de donde nos viene invadiendo toda una suerte de estupideces: desde los jurados populares hasta la cocacola. Y justamente la cocacola, los donuts, las hamburguesas, la comida basura, propia de los gringos, es lo que nuestros queridos tiranos nos plantean como alternativa al tabaco. Y claro, eso no puede estar prohibido, porque es un signo de libertad de elección. ¿Que luego la comida y la bebida basura provoca un alud de enfermos y un gasto desmesurado en la Seguridad Social? No hay problema, todo lo pagarán los hijos de los matrimonios homosexuales. ¿O no? Ay la normalidad democrática.

·Publicidad·
·Publicidad·