Viernes 02/12/2016. Actualizado 17:20h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Solución a costa del contribuyente

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sr. Director: Las conversaciones que el Gobierno viene manteniendo con el sector audiovisual están dando sus frutos. Antena 3 y Telecinco anunciaron que no recurrirán la decisión del Consejo de Ministros de permitir a Canal+ emitir en abierto las 24 horas. La decisión del Gobierno de reducir la publicidad en la televisión pública española TVE fue celebrado por Antena 3 y Telecinco. El Ejecutivo compensará a las dos cadenas privadas por la emisión en abierto de Sogecable (Canal+). Según las cifras manejadas por Morgan Stanley, la publicidad es el motor de propulsión de las cadenas privadas, que moverán unos 3.000 millones de euros el próximo año. La directora general de RTVE Carmen Caffarel, arremetió contra las televisiones privadas tras conocer las intenciones del Gobierno de recortar la emisión de publicidad en la cadena pública. Caffarel aseguró que no piensa dimitir sino que “seguirá defendiendo a RTVE”. Pidió “corresponsabilidad” al Gobierno y los partidos, y afirmó que “si la reducción de la publicidad en TVE es para beneficiar los ingresos de las cadenas comerciales, esto tendrá que ser compensado con cargo a los presupuestos generales, pero entonces lo sufragarán los ciudadanos en beneficio de unos pocos, que son los accionistas de las televisiones privadas”. En la actualidad TVE capta recursos publicitarios en igualdad de condiciones que los operadores privados; 12 minutos por hora de emisión. Por otra parte, el Ejecutivo quiere limitar la publicidad también a las cadenas públicas de televisión, autonómicas y locales. Así se prevé en las enmiendas a la ley de reforma de RTVE. Todo ello sin tener en cuenta al telespectador que tiene derecho a conocer que se le va a ofrecer y exigir las garantías necesarias que avalen los valores éticos y los derechos humanos que no deben seguir siendo ultrajados en la pequeña pantalla.