Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Estados Unidos de Europa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Del Estado único a la doble Nación que muchos preferimos.

En Estados Unidos de América, la Nación norteamericana se erige por encima de sus 50 Estados. Justo lo contrario de lo que sucede en Europa, donde un Estado puede contener más de una Nación, al menos según la opinión política de una parte de la ciudadanía europea que apuesta por Estados plurinacionales. Quizá lo más deseable para el futuro fuese emular y enriquecer el modelo estadounidense.

Ojalá se extendiese un modelo de identidad común que evolucionase con la Historia, y que superase la única compartimentación en Estados. Así todos perteneceríamos a una nación (como la nación vasca o andaluza), en uno u otro Estado (español o francés), pero siempre dentro de una gran Nación (Europa). Todo ello sin olvidar la pertenencia a una única raza: La especie humana, que no siempre se merece el nombre de Humanidad.

La política debe irse proyectando en cinco marcos crecientes, mediante las ya existentes convocatorias electorales: municipales (para el ayuntamiento de Getxo), forales (para la Diputación Foral de Bizkaia), autonómicas (para el Parlamento vasco), generales (para el Congreso y el Senado), europeas (para el Parlamento europeo).

Quizá con todo ello podríamos proclamar aquel lema de 1986, cuando ingresamos en la, entonces, Comunidad Económica Europea: “Mi país, Europa”. Con el esquema político propuesto, de cuatro o cinco escalas desde la local a la continental, se superarían viejos conflictos que han llevado a guerras mundiales y a otras formas de violencia que aún nos atemorizan en la vieja Europa.