Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Visión de muchos los votantes ante las elecciones.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Es algo que preocupa a muchos cada vez que hay elecciones, desde las primeras de la transición en 1977, cuando ganó el Centro Democrático y Social (CDS) de Adolfo Suárez. En mi centro de trabajo, unos decían: hay que votar a Suárez, que su programa es mejor que el de los socialistas, y votar a Alianza Popular, más rectos, es perder el voto: no van a salir. La gente quería progreso en paz, y salió el CDS. La mayoría de los de izquierda se inclinaron por Felipe González, centrado, y no a Carrillo: no querían comunismo sino un cambio realista y con garantías de paz. ¿Los catalanistas?   Muy serios en sus negocios, por encima de derechas y de izquierdas, se centraron en el centrista Jordi Puyol. Así fue como se perfilaron las dos fuerzas mayoritarias españolistas- por así decirlo- y las nacionalistas centristas. La búsqueda del centro, del equilibrio, aún permanece en el pueblo, aunque el actual Gobierno haya sembrado división. Desde luego, ZP no merece, como lo mereció Suárez, el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, premio que, a   mi juicio, también debe recibir Felipe González.

¿Qué piensan ahora los votantes del PP? Por un lado, ven en el PP, un partido moderado y democrático, fiel a su vocación de progreso y de crecimiento económico, muy hábil en asuntos económicos y que cuenta con muchos activos, intercambiables, para hacer una buena política de interior, de exterior, económica   y de educación, etc. Miran con agrado y confianza, que el PP siempre haya rechazado las propuestas negativas del PSOE: el aborto, porque es un asesinato y va contra los derechos humanos; el divorcio exprés, porque desestabiliza la familia, tan necesaria para la salud social; la equiparación al matrimonio de parejas homosexuales, porque es una burla a la razón y a la evidencia, etc.. No obstante, a muchos de sus votantes católicos, no convence. ¿ Por qué? El PP en el poder se ha conformado con leyes inicuas que no aprobó en la oposición, como el aborto. No son pocos los votantes- cada vez despiertan más-, que no quieren encender una vela a Dios y otra al diablo; les preocupa la moral, son católicos auténticos y no quieren ser cómplices de asesinatos de no nacidos.

Por parte de la izquierda, el PSOE actual, instigado por sus socios comunistas de IU y de Izquierda Republicana, parece que ha perdido el rumbo, el centro, la mesura, el equilibrio. Bastantes de los más atentos, creo que dudan si volver a votar a un Partido que no se fija en la preparación, en la experiencia y en el perfil de sus líderes. Los que votan socialista, también quieren la unión y solidaridad de todos los pueblos de España; en su mayoría, son cristianos y no les gusta el aborto ni el divorcio exprés,   ni la equiparación de parejas homosexuales con el matrimonio…; aunque, eso sí, la mayoría no desaprueba-y hacen bien- a las personas por razón de inclinación sexual.