Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Los actos de Chávez

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Varias reflexiones se desprenden de los actos que últimamente ha realizado el aliado de ZP, Hugo Chávez. La primera por llamar a Colón como "jefe de la invasión" pues el almirante no sabía a donde había llegado. Cuando se invade es a terreno conocido y no "descubierto" como fue en esa ocasión. Además ¿Cómo puede llamarse invasora a una expedición de tres carabelas en las que no figuran soldados ni armas entre su tripulación y equipaje? La segunda por nombrar el 12 de octubre como Día de la Resistencia Indígena. Sin dejar de estar consciente de los abusos cometidos por particulares, no por la Corona, contra poblados indígenas durante la Conquista, resiste quien es atacado o subyugado. Pero si recordamos la historia, las primeras víctimas de ese "encuentro" fueron los españoles que se quedaron en el novísimo fuerte "Natividad" al ser aniquilados, a saber por qué motivos que parecen ser no muy edificantes para los europeos, por los indígenas que merodeaban en la actual República Dominicana. Esa fue la desoladora escena que vio Colón a su regreso: el Fuerte que fue hecho con los restos de la encallada Nao Santa María quemado, y los "castizos" que lo habitaban muertos. Si es por ello, mejor sería que elimine del calendario venezolano como fiesta nacional el oprobioso 12 de octubre y en su lugar establezca (invente) uno para el momento aquel cuando se efectuó históricamente el primer enfrentamiento entre tropas españolas e indios americanos, en Puerto Flechado (Tucacas-Venezuela) en el año de 1499 cuando los indios Ciparicotos-Caribes empezaron la contienda al recibir a Alonso de Ojeda y su expedición, sin mediar trato ni negociación alguna, con una mortífera andanada de flechas; de donde le viene el nombre al puerto. Y eso para establecer un día "más acorde" porque en realidad, en aquella oportunidad, la resistencia fue española en lugar de indígena. La tercera es sobre los indios de la Venezuela de hoy. La Conquista no pudo llegar a todo ese vasto territorio que constituye el antiguo Imperio en donde nunca se ocultaba el sol. Esa inmensa isla verde formada por la selva amazónica y la ribera sur del caudaloso río Orinoco permaneció prácticamente virgen durante los 300 años de dominio español. Las poblaciones indígenas que entraron en contacto con Occidente fueron aquellas que se encontraban al alcance de los conquistadores. Guaicaipuro, Chacao, Terepaima, Tiuna, Mara y alguno que otro más estaban radicados, junto con sus poblaciones, en lugares cercanos y accesibles a la empresa conquistadora. Estas tribus fueron las que luego formaron junto con españoles y negros africanos, la clase mestiza en la Venezuela de la Gobernación de Caracas porque la Venezuela actual fue una creación de Su majestad Carlos III mediante Real Cédula del 8 de septiembre de 1777 dando un nuevo espacio geográfico, político y administrativo a lo que se llamó Capitanía General de Venezuela que creó anexando a dicha Gobernación de Caracas, la Guayana, Apure, Territorio del Amazonas, Los estados orientales y Trinidad. Los actuales indios de Venezuela son, pues, los descendientes de aquellas tribus ubicadas en esos inhóspitos lugares que se anexaron a la antigua gobernación caraqueña. Además en Venezuela nunca hubo una población indígena importante, ni estable, ni cultura indígena de notorio valor. A este respecto nos cuenta el padre José Gumilla, de la Compañía de Jesús, en su famosa obra "El Orinoco ilustrado y defendido" Cap V, 1ª Parte: "El indio en general (hablo de los que habitan las selvas y de los que empiezan a domesticarse) es ciertamente hombre; pero su falta de cultivo le ha desfigurado tanto lo racional, que en el sentido moral me atrevo a decir que el indio bárbaro y silvestre es un monstruo nunca visto, que tiene cabeza de ignorancia, corazón de ingratitud, pecho de inconstancia, espaldas de pereza, pies de miedo y su vientre para beber y su inclinación a embriagarse son dos abismos sin fin." Son pues los actuales poblados indígenas, los descendientes de aquellas tribus descritas por Gumilla y que en definitiva estuvieron prácticamente "libres" de la influencia española. Ergo, ni sus antepasados ni ellos tuvieron jamás que "resistir" a los conquistadores. y ahora, para "redimir" la falta cometida, el gobierno venezolano expropia con notoria saña al "malvado latifundista" sus tierras y les entregan, a unos cuantos indígenas, un total de unas 600 mil hectáreas cuyo futuro veo en la misma indigencia e improductividad que puedan tener hoy en día. La cuarta. El creerse muy importante llegando de último a la cita de Salamanca. ¿No había dicho el año anterior que ya no volvía a asistir a ninguna de esas reuniones porque mientras ellos "andaban de reunión en reunión, el pueblo se moría de hambre"? Pues bien, el mismo pueblo se sigue muriendo y él asistiendo, irritantemente, llegando y retirándose de último. Y una última reflexión viene por su declaración a los medios: "Que ladren los perros, decía el Quijote, luego cabalgamos", refiriéndose al gobierno de Estados Unidos. Frase que no se encuentra en El Quijote. Ya lo dijo muy bien el laureado con el Príncipe de Asturias, e insigne venezolano Arturo Uslar Pietri: "Chávez es de una ignorancia delirante".