Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

La alianza de in-civilizaciones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Zapatero puede presumir de dominar el enrevesado mundo de hacer "os" con un canuto.

A estas alturas de legislatura ,nadie en su sano juicio duda de la imaginación y sutileza de Rodríguez Zapatero. Con un hábil discurso del buenismo y una sonrisa manipuladora de inquietudes ha conseguido, según las últimas encuestas, que los españoles sigan confiando, cada vez menos, en él.

Pese a ello, Zapatero puede presumir de dominar el enrevesado mundo de hacer "os" con un canuto. Nadie vende y provoca humos mejor que el presidente. La última provocación al paradigma ilustrado ha sido la Alianza de Civilizaciones. Hay que reconocer, que nunca hubo una idea tan buena en unas manos tan peligrosas. La Alianza de Civilizaciones es una utopía.

Partiendo de este planteamiento, sí es probable lograr un acercamiento entre culturas siempre que Europa no renuncie a la Carta de Derechos humanos y, ante todo, mantenga firmes los valores democráticos y liberales por los que lleva luchando ya dos siglos.

Aquí entra Zapatero, conduciéndonos hacia un suicidio colectivo de la civilización occidental. La Alianza debe ser de civilizaciones, pero no de dictaduras ni de asesinos. El encuentro internacional, en primer lugar, hay que lograrlo con los países que se rigen por la igualdad, la libertad y la democracia.

En cambio, Zapatero se acerca a todo lo antiamericano obviando, que Estados Unidos no es G. Wush. Reuniones con dictadores africanos, asiáticos, árabes y latinoamericanos de conocida reputación represiva merman los nexos de unión entre los europeos y nos conducen, con gran talante, hacia la aceptación de regímenes políticos que torturan y encarcelan a sus súbditos por expresarse. Esto no es una Alianza de Civilizaciones, sino una pantomima que sólo beneficia a aquellos dictadores que sustentan el orden civil y el poder político en la propaganda que les ofrece Rodríguez Zapatero.