Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

11-M: año y medio perdido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Según nuestro pensador Salvador de Madariaga, "La democracia es un medio y una forma mientras que la libertad es una esencia y un fin". A mí, personalmente, no me parece ningún disparate esta afirmación. En cambio, entre nuestros personajes públicos actuales, quizás se piense y se experimente de manera distinta. Actualmente, en España, tenemos una democracia consolidada, después de una transición ejemplar, según los comentaristas y expertos tanto nacionales como extranjeros, pero no sé si la situación actual da satisfacción a los electores que deben ser el principio y fin en un régimen democrático. Con frecuencia decimos que "una imagen vale más que mil palabras", voy a tratar de describir la imagen que percibo desde mi atalaya. El 11-M lo tenemos grabado en la mente y en el sentimiento los españoles, especialmente los que fuimos víctimas directas del execrable atentado. Todos hemos leído con mayor o menor asiduidad gran parte de lo publicado en los medios de comunicación. Pues bien, mi imagen es la de un país vejado, hundido, indignado y una sociedad que, sacando fuerzas de flaqueza ayuda, se entrega, resuelve problemas, protesta en la calle etc. El crimen, que fue ostensiblemente político, tuvo unas repercusiones políticas en las urnas. Cosa distinta es que dichas elecciones, en teoría, democráticas, se debieran haber celebrado o por el contrario, todos los partidos, por consenso, debieran haber suspendido temporalmente dicha convocatoria. ¿Hubo libertad en dicha convocatoria electoral? En mi opinión no. El trauma y las informaciones precipitadas, y quizás faltas de veracidad y de lógica, no nos dejaron reflexionar. Además de otros ingredientes, que no cito y que todos conocemos. Demos por válido el resultado de las elecciones. Frente a toda previsión, gana el partido que todas las encuestas daban como el segundo mas votado. ¿Alguien tiene respuesta sobre la posible influencia de los acontecimientos en el resultado? ¿Podemos admitir que la masacre del Corredor del Henares fue determinante en el cambio de signo electoral? El pueblo, víctima como siempre de las catástrofes provocadas o sobrevenidas, deja hacer pacientemente a todos los actores de la vida pública; eso sí, confiando en que los que querían saber la verdad y habían llegado al poder, iban a cumplir su promesa... ¡Qué gran desilusión! Año y medio después, dichos políticos, elegidos sin lugar a dudas por su promesa de desvelar la verdad oculta del crimen, no sólo no lo descubren, sino que encubren a todos los responsables de que aquella catástrofe humana se produjera. Se niegan a investigar los indicios, que la prensa libre, día a día, va dejándonos conocer. ¿Quién cometió el crimen? Alguien ha desvelado muy recientemente que no está probado que los de las mochilas fueran los que murieron en Leganés. ¿Esta es la democracia de que nos hablan los políticos? "Vótame que yo luego voy a hacer lo contrario que te prometí para obtener tu voto." ¿Votamos en libertad el 14-M? De qué libertad y de qué democracia nos hablan cada día. Creo que lo menos que podemos exigir es que nos expliquen el por qué del oscurantismo en torno al 11-M .Los que mas perdimos no nos vamos a asustar ya de nada.En cambio tenemos derecho a SOSPECHAR de TODO si no se nos da una explicación convincente de las actitudes oscurantistas que se mantienen desde los poderes públicos. Tenemos el convencimiento de que tarde o temprano sabremos la VERDAD. El daño que la clase política hace con su NO QUERER INVESTIGAR, lo sufriremos los de siempre, el pueblo, pero a ellos, a los encubridores, también puede y debe salpicarles. No lo digo por venganza, sino que creo que lo están provocando ellos. ¿Quién va a creer en un político después de este engaño? Esta actitud es un flagrante fraude al electorado y a la democracia que tanto dicen querer y cuidar. Esta verdad no necesita pruebas pues cada día la hacen evidente en todos los ámbitos sociopolíticos los que tienen el deber de investigar.