Viernes 09/12/2016. Actualizado 11:43h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Mi blog en ABC: un periodista nunca debe ser noticia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Lamento la notoriedad que ha tomado todo este asunto, puesto que en ningún momento pensé que a alguien le pudiesen interesar las "andanzas" de una becaria en un medio de comunicación.

Leo con perplejidad la noticia publicada por la redacción de ECD sobre mi blog.   Es mi segunda etapa en ABC. Anteriormente, estuve cuatro meses trabajando en esta redacción. Una vez se acabaron las prácticas, manifesté mi deseo por volver en verano. Y lo conseguí. En esa anterior etapa a la que hago referencia, también escribía, en aquel caso, en mi blog personal, un comentario de lo que iba viviendo día a día y de las noticias y reportajes que iba confeccionando. Ahí también comentaban mis compañeros. Y no se enteró nadie. Tan sólo aquellos que me conocían o habían encontrado mi blog por casualidad y comentaban las informaciones que publicaba. Ahora en verano, pensé que quizá sería más efectivo dedicar un blog sólo a mis tareas de periodista, para no mezclarlo con los temas personales que publico en el otro espacio.   Y así fue. Puntualmente escribí, cada día, qué hacía o qué pasaba. Era una manera de hacer repaso y explicar qué hago a mis compañeros de facultad y  amigos, dándoles, además, la posibilidad de que me diesen su opinión y poder crear debate y conocer diferentes puntos de vista sobre un mismo tema.   Hasta hoy, cuando alguien cuelga en el blog la dirección de la noticia  publicada por ECD. Y se me quitan las ganas de escribir, porque encuentro que se desvirtúa la esencia de un espacio ingenuamente creado para el diálogo. Que el texto de la noticia tan sólo recoja elementos puntuales y anécdotas hace que piense  que no entendieron nada de la intención del blog.   Leo el titular: "Una becaria de ABC relata en un blog sus andanzas por la redacción: refritos de teletipos, cortes de luz y rutina". Y aquí ya encuentro muestras a lo que me refería anteriormente: se desvirtúa la esencia.   Cierto es que no todo cabe, los periodistas lo sabemos, no siempre hay espacio. Pero la falta de líneas no implica que se pueda tomar la parte por el todo o que se pierda la idea inicial del tema.   Refrito de teletipos: Sí, el primer y el segundo día, puesto que la actualidad informativa estaba con el tema de la presunta asesina de ancianas de Barcelona, y no había demasiado espacio para otros temas. Pero sólo eso: dos días.   Cortes de luz: Segundos, pestañeos casi, más susto que otra cosa, porque hubo algún ordenador que se apagó, pero no es un hecho habitual.   Rutina: Sí, las periodísticas, las que todos conocemos, que a veces nos limitan o nos aburren ya que nos gustaría que esta profesión fuese más dinámica.   Tres hechos puntuales que no tienen nada que ver con el resto de cosas que había publicadas en el blog. De lo que ahora explico a lo que el titular desprende, encuentro un abismo enorme, ya que el titular tan sólo destaca y saca de contexto, como anteriormente dije, las anécdotas de los primeros días.   Citan mi subtítulo del blog, que iba dirigido, como el espacio entero, a mis compañeros de la facultad, otros jóvenes periodistas que están buscando trabajo o se pasan muchas horas al sol llenando espacios de radio.   Muchas inexactitudes. El calor que ustedes atribuyen que soporto "en la redacción", hacía referencia al transporte público o a algunas salas de actos donde se realizan ruedas de prensa, que no tienen aire acondicionado y que dificultan el trabajo de más de un compañero de profesión.   Sinceramente, me siento dolida, por ver cómo se me fue todo este asunto de las manos. Cómo se ha desvirtuado la esencia, cómo tan sólo, el recuerdo que quedará del blog será el titular parcial de la noticia de ECD y no la ilusión que puse en escribir, la adrenalina de hacer periodismo de calle, la experiencia y lo que aprendo día a día... O tantas otras cosas que me empujaron a retomar la costumbre de escribir sobre mis días en esta redacción.   El blog ya está eliminado. Se me fueron las ganas de escribir y su existencia en Internet ya no tenía razón de ser.   Lamento los problemas que haya podido ocasionar el intento de relatar las vivencias de una redactora en prácticas durante los meses de verano, y lamento, más aún, la trascendencia que ha tomado todo, con las consiguientes suspicacias que hayan podido surgir para atacar al medio en el que estoy trabajando.   Un periodista nunca debe ser noticia.