Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

La calle deja de ser patrimonio de la izquierda

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Parece que la calle ha dejado de ser patrimonio de la izquierda para serlo de todos los ciudadanos. Todo tipo de organizaciones y colectivos disconformes con algo convocan manifestaciones. Me parecen un sano ejercicio de talante democrático.

 

Aunque el partido en el poder procure desprestigiarlas cuando éstas puedan desgastarle; en ocasiones con cierta dosis de hipocresía, como la próxima del día 18, en que el gobierno niega autoridad a los obispos para apoyarla, mientras el ministerio del interior recomienda a los ayuntamientos que den todas las facilidades para la celebración del "Día del orgullo gay". O que el partido de la oposición intente manipularlas si ven que puede erosionar al gobierno.

 

Sea el PP con la de Salamanca, o el PSOE con las de la guerra de Irak y con las del día de reflexión antes del 14 M. Si a pesar de ello, la ciudadanía se manifiesta es porque no se siente representada ni escuchada por quien debería hacerlo, como consecuencia de un sistema partitocrático que no deja elegir a los que prefieres sino a los primeros de las listas, que obliga a los parlamentarios a seguir la disciplina de partido, y que permite a un partido pequeño de tipo nacionalista imponer su parecer a todo el país.

 

Por mucho que presuma de escuchar a la ciudadanía, el único diálogo que entiende la burocracia partidista es el de los gritos y pancartas de las manifestaciones. Y si no se siente escuchada al menos, puede ejercer su derecho al pataleo.