Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Los compatriotas del Señor Rajoy

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy, jefe de una de las facciones que oprimen al pueblo español declaró el pasado día 16: “dependemos de los españoles y de nuestros compatriotas” (sic).

Es muy fácil utilizar este desliz lingüístico que deja en cueros al señor Rajoy, para preguntar al señor Rajoy quienes son sus compatriotas, pero francamente debemos reconocer que, en cualquiera de los casos, no somos precisamente los españoles, y eso sin ningún tipo de argucia lingüística.

 

Con toda seguridad, los compatriotas del señor Rajoy se encuentran más cerca del PSOE que de los españoles; más cerca del señor Morín o del señor Bernat Soria que de los españoles; y si mucho se me apura. y sin mucho apurar, más cerca de Herri Batasuna, y de lo que ésta apoya, que de los españoles.

El cuento, y sólo el cuento es lo que mantiene en el machito a tanto títere de derecha y de izquierda, ya que el titiritero mayor tiene una rara habilidad para embaucar a mis compatriotas, que no a los del señor Rajoy, que a la postre, son los citados más arriba. Nosotros, los españoles, somos los siervos de un sistema opresivo que tiene la rara habilidad de, mediando una propaganda infame, mediando una manipulación radical y absoluta de todos los medios de comunicación, presentar la misma opresión como demanda de los propios oprimidos.

Reclamo de los oprimidos la atención que nos demanda San Agustín. Recuerdo a los oprimidos que no somos libres para enajenar nuestra libertad, sino que estamos obligados a defenderla, y defenderla, primeramente significa detectar quienes nos la cercenan. Vamos a ver: ¿Nos la cercenan los medios de comunicación?; ¿nos la cercena el sistema financiero?; ¿nos la cercena la propaganda?; ¿nos la cercenan los partidos políticos y los sindicatos?; ¿nos la cercena la "libertad sexual"?; ¿nos la cercenan las autonomías?; ¿nos la cercena el sistema educativo?... ¿nos la cercena, en fin, el sistema democrático?

Y una vez detectado quién nos la cercena, actuar con decisión, virilmente.