Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

La cumbre del milenio de la ONU

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Entre el 14 y el 16 de septiembre, con motivo de la cumbre Milenio +5, acoge Nueva York, a Jefes de Estado y de Gobierno en cuya Declaración quieren las feministas de la Organización abortista “Católicas para el Derecho a Decidir”, que se incluya el concepto de “salud reproductiva”. Este concepto no es otra cosa que la idea del aborto como un derecho de la mujer, cuando la verdad es que el aborto es el mayor crimen de la humanidad que se dice civilizada, la peor de las cobardías y egoísmos, un holocausto silencioso de inocentes consentido por sus propias madres, lo que le confiere mayor fealdad y horror. Lo cierto es que esa organización americana que se autodenomina católica, tiene de católica lo que un burro de intelectual, y ha escogido ese nombre para crear confusión. El columnista Javier Esparza ha sabido muy bien expresar la realidad del aborto en nuestra sociedad: ”El aborto es seguramente el mayor baldón que pesa sobre nuestras sociedades. Nunca, en ningún otro tiempo, en ningún otro lugar, se ha institucionalizado semejante desprecio por la vida. Aniquilar a un embrión es un homicidio; por tanto, es algo malo en sí mismo. Pero hay algo aún peor: una política organizada de abortos. Esto último ya no es un homicidio, sino que es un crimen, y la diferencia no reside sólo en el grado. El hecho de que el crimen venga rodeado de batas blancas e informes técnicos, de moralina humanitaria y de jerigonza filantrópica, acentúa el mal: muestra con mayor claridad que aquí no estamos ante unos hombres que matan a otros —eso no sería nuevo-, sino que lo que tenemos delante es un orden neutro e impersonal que decreta la aniquilación de seres humanos por imperativo tecnoeconómico. Es un genocidio aséptico y frío. Es la barbarie técnica con rostro humano. Es el espíritu pulimentado y mecánico de la civilización menos humana que ha conocido la Historia”. Comparto plenamente la opinión de Esparza y le felicito por su valentía y agudeza al exponerla.