Lunes 26/09/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

No se debe cerrar la Comisión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Oigo hoy a los portavoces de las asociaciones de víctimas de terrorismo pidiendo que la Comisión de investigación no continúe y no quepo en mi asombro. El terrorismo no es una violencia cualquiera. No tiene el mismo significado, la misma intención que dos navajazos para robarte la cartera, o que la violencia doméstica, o incluso la sexual. Son todas terribles, pero no iguales. El terrorismo no es alguien que pasaba por allí y se le ocurrió, de repente, poner una bomba. El terrorismo tiene unos fines muy claros y sabe muy bien lo que persigue. El terrorismo siempre tiene un fin político: lo tiene ETA, lo tiene Al Qaeda, lo tiene el IRA, GRAPO, cualquier organización terrorista, todas las organizaciones terroristas tienen un fin político. La política es su motivo y su justificación para actuar: para asesinarnos, secuestrarnos, extorsionarnos. Y es fundamental ver, analizar y estudiar una y otra vez las consecuencias políticas que los actos terroristas provocan para minimizar su efecto. Yo, igual que las víctimas - pues una de ellas me siento-, confío en las Fuerzas de Seguridad del Estado para que investiguen, encuentren y detengan a los culpables. Y confío en los Jueces para que los condenen. Pero en todo caso, cuando esto ocurra, habrán investigado, encontrado, detenido y condenados a los culpables de un atentado en concreto. Y siempre habrá más terroristas agazapados, esperando su oportunidad para hacernos daño. Es el momento de mirarnos el ombligo. Es el momento de saber como nuestro inconsciente, o nuestro consciente, hace el juego sin saber, sin querer, a los terroristas. Es el momento de analizar bien las consecuencias políticas que sus actos tienen para conseguir que éstas sean tan nimias, insignificantes, nulas. Hay que evitar que el terrorismo sea un buen camino para conseguir los efectos que busca, efectos políticos. No, no se debe cerrar esa Comisión. Probablemente no vamos a evitar que nos sigan matando. Pero si conseguimos no seguirles el juego, tal vez, en algún momento, el juego, el "juego" del terrorismo, deje de serles de utilidad.