Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Donde dije digo, digo Bono

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sr. Director: ¿En qué quedamos, Sr. Bono? Si donde dije digo, digo Diego, quiere decir que rectifico; pero, si más tarde vuelvo a decir digo ¿quiero decir Diego?

 

Esta interrogación nos la hacemos algunos que no somos suficientemente sabios como para interpretar a los que parece lo son, pero tampoco somos tontos como parece que algunos piensan. ¿Por qué digo todo esto? Por la sencilla razón de lo que últimamente leemos y oímos. Por ejemplo, el Sr. Bono dice en una entrevista radiofónica: "Maldita bendición la que da la Iglesia a los matrimonios sólo porque son entre personas de distinto sexo. Es preferible que se quieran aunque sean dos hombres o dos mujeres".

 

Uno siempre ha pensado que las bendiciones nunca pueden ser malditas si son bendiciones, de otra forma no serian bendiciones, sino maldiciones, y la frase "maldita maldición” quedaría muy mal. Por otra parte es muy extraño que una persona coherente se codee con obispos, posiblemente para llamar la atención, declarando su catolicidad, y poco después se contradiga y sin ningún pudor reprocha descaradamente a la Conferencia Episcopal Española su posición ante la legalización del matrimonio homosexual.

 

¿En qué quedamos Sr. Bono? ¿Somos o no somos? ¿No será que lo que pretendemos es confundir a los sencillos, diciendo digo donde queremos decir Diego?

·Publicidad·
·Publicidad·