Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

En educación, los extremos son malos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ahora que acabamos de pasar la época de regalos, con frecuencia abusivos y poco educativos, me parece conveniente hacer dos comentarios. El periódico China Daily informaba que "Un estudiante chino de 11 años llevó a los tribunales a su madre por no cumplir su promesa de regalarle un computador personal si le iba bien en la escuela". El niño de Xingzheng, provincia de Henan en China, le pidió al juez de un tribunal que hiciera que su madre honrara la promesa verbal que le había hecho. La mujer le había dicho que le compraría el computador si su promedio de notas llegaba a más del 94%. El estudiante logró una ponderación del 97%, pero aún así su madre se excusó de la promesa por falta de dinero. El niño llevó a su madre a los tribunales. David Rabadà, docente, decía en una carta el pasado dia 11 de Noviembre "A mi, como docente, me espanta particularmente cuando una madre viene y me dice: ‘Yo soy muy amiga de mi hija'. No confundamos: formadores sí, pero amigos aún no. La amistad es una palabra muy seria que se consolida en la madurez, no en la infancia. Ser amigo de nuestros hijos o alumnos ya vendrá cuando estos hayan llagado a la madurez personal. Antes, puede resultar un juego peligroso donde el infante sólo ve derechos, no obligaciones. Como decía el psiquiatra Victor Frankl: “Un buen maestro no es sólo quien enseña a conocer, sino quien enseña a ser'". El ejemplo chino es claro, en educación no se debe prometer lo que no se está dispuesto a dar, pero no deja de ser significativo que un niño de 11 años lleve a su madre a los tribunales. El joven necesita conocer con claridad cuales son sus derechos y sus deberes, después: autoridad y justicia. Y, es que los extremos siempre son malos, al menos en educación.