Jueves 08/12/2016. Actualizado 18:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

La “guerra de las cifras”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Como es habitual, siempre que se producen manifestaciones públicas o concentraciones, las cifras de los participantes se convierten en un elemento de análisis para argumentar el éxito o el fracaso de dichas manifestaciones.

Como es habitual, siempre que se producen manifestaciones públicas o concentraciones, las cifras de los participantes se convierten en un elemento de análisis para argumentar el éxito o el fracaso de dichas manifestaciones. Hasta cierto punto es comprensible, ya que los medios de comunicación resuelven con unas cifras lo que resulta más difícil de argumentar con una descripción detallada del contenido de los hechos y de todas las facetas que conlleva un acto público.   Por otro lado, los lectores, resuelven de forma personal el juicio sobre dicho acto con la simple lectura de las cifras. En las democracias, si hay pluralismo partidista, suelen darse dos o más cifras para cuantificar la razón o la sinrazón que cada uno pretende resolver de esa manera. La concentración convocada por la AVT el pasado 10-J, no podía ser una excepción y nos hemos encontrado, como siempre, con dos cifras que en nada se aproximan. Hagamos un ejercicio de olvido de las cifras para centrarnos en otros aspectos, a mi juicio, más importantes, y que quizás hayan ocupado menos espacios que el anterior.   En primer lugar, quiero llamar la atención sobre los participantes y sobre las organizaciones que apoyaron dicha concentración: Si en las anteriores convocatorias de la AVT ha habido una importante representación de víctimas y de ciudadanos del resto de España, en esta ocasión, creo que dicha participación, ha sido más numerosa si cabe; ello es digno de resaltar por que implica que los mensajes van calando a nivel nacional. Respecto a las organizaciones adheridas, también es notorio resaltar que oficialmente se podían cifrar en cuarenta. Esto indica que los colectivos, no sólo de víctimas sino los cívicos, tienen una concienciación clara de lo que el terrorismo supone de negativo, aparte del desprecio al individuo, en la lucha contra la estructura del Estado y de la normal convivencia cívica. Desde esos planteamientos no parece muy lógico que se pretenda "negociar", o se esté negociando, con los depredadores de la paz.   A nadie pasó inadvertida, supongo, la presencia de personas públicas, incluidos algunos representantes políticos. Sólo resaltar que su presencia silenciosa, al margen de manipulaciones interesadas, fue apreciada por las víctimas y los ciudadanos en general. Gracias por ceder el protagonismo ese día a los más azotados por el terrorismo.   Otro aspecto interesante, aparte de los mensajes lanzados por los participantes, fue el carácter internacional de la cita: Si no me falla la información se adhirieron a la concentración colectivos de víctimas de países como Colombia, EEUU, Reino Unido, Rusia etc. ruego disculpas si omito algún otro país. Estos países donde el terrorismo intenta luchar contra la democracia, son buenos ejemplos para el entendimiento y la solidaridad entre víctimas. La prensa internacional también se dio cita en la concentración.   Algunos medios, igual que otros en España, no entendieron bien los lemas de la concentración. Esperamos que en la próxima traigan mejores traductores. Me refiero, en concreto al francés, Le Monde. Quizás su colega español El Mundo pueda ayudarles a traducir mejor los lemas de "Queremos saber la verdad" y "Negociación, en mi nombre, no". Aparte de lo que antecede es conveniente resaltar que esta concentración puede suponer, por un lado el principio del fin del silencio respecto a la robada verdad del 11-M, y un salto cualitativo en la constante oposición que la AVT viene realizando a una errática política antiterrorista por parte del ejecutivo salido del 14-M.