Jueves 24/08/2017. Actualizado 10:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

No, con mi hijo no

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El dolor de un padre que ve fallecer a un hijo y la generosidad que le lleva a entregar su cuerpo para salvar la vida de otros hijos merece toda la admiración de la sociedad. Bien. Pero esto a veces se usa como símil en la entrega de gametos sexuales (óvulos y esperma) para la investigación. Y aquí es dónde salta mi alarma.

Me gustaría protestar por el chantaje psicológico al que se somete a la sociedad hoy día. Me refiero al hecho de la donación de órganos y de sangre. Soy donante de sangre y con frecuencia me planteo la posibilidad de serlo de órganos en general. Pero no me refiero a los órganos personales; me refiero al chantaje   psicológico que se da con los órganos de familiares.   El dolor de un padre que ve fallecer a un hijo y la generosidad que le lleva a entregar su cuerpo para salvar la vida de otros hijos merece toda la admiración de la sociedad. Bien. Pero esto a veces se usa como símil en la entrega de gametos sexuales (óvulos y esperma) para la investigación. Y aquí es dónde salta mi alarma. No es equiparable entregar los órganos de una vida que se extingue –la de mi hijo- que entregar un óvulo o un espermatozoide, que podría convertirse en un hijo mío, para que experimenten con él, lo congelen, lo destruyan, lo... No, con mi hijo no.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·