Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

La hipocresía en la prohibición de las drogas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una sensata reflexión debería de hacernos ver que los gobiernos están totalmente errados en la política de prohibición de las drogas, ya que después de tantos años sólo se constata un progresivo aumento del consumo y del narcotráfico, y una tendencia a consumir cada día a más temprana edad. Las drogas existen desde antes que existiera el hombre y han convivido, drogas y hombre, desde la antigüedad. Es un error querer acabar con algo que ha caminado junto al hombre durante miles de años acompañando la mayoría de las veces ceremoniales religiosos. Lo que debería hacerse es aceptar que las drogas existen y existirán y procurar por todos los medios que la sociedad fuera consciente de que el mejor posicionamiento es la abstinencia. No obstante tenemos que aceptar que existen y existirán cohabitando con el hombre, que existe y existirá consumo y que la mejor solución es establecer un control desde la producción, a la distribución, venta y consumo, mirando de encauzar a los usuarios de droga, cuando exista, a un consumo responsable. El alcohol y el tabaco aunque sean legales son drogas, y de las más duras, y conozco quien hace de ellas un consumo responsable, lo mismo puede ocurrir con las demás drogas, es decir las ilegales. Por otro lado debemos de ayudar en todo lo humanamente posible a los que han caído en la dependencia para que salgan de ella y si no es posible que al menos vivan con un mínimo de calidad de vida,poniendo en marcha programas de "Reducción De Daños", creando salas de venopunción e higiene, hogares de acogida, dormitorios y comedores y comunidades y pisos terapéuticos. El conseguir una situación más llevadera para todos solo es posible desde una reales y eficientes campañas de prevención basadas principalmente en la formación y aquí los medios de comunicación adquieren una relevante importancia. Ya es hora de acabar con la hipocresía de la información sesgada, tanto de una vertiente como de la otra, prohibicionistas y antiprohibicionistas, y de informar y formar a la sociedad sin usar medias verdades, usando una comunicación ecuánime y objetiva. Lo que es evidente e innegable es que se manipula o se esconde información para lograr una posición a favor o en contra de las drogas sin importar que en lugar de informar se esté desinformando a la sociedad, provocando la toma de decisiones equivocada tanto de un lado como del otro. Lo más inaudito de todo es que se haya puesto, con la prohibición, la distribución de la droga en manos de delincuentes, y que no exista un control de calidad para evitar las muertes por sobredosis y adulteraciones. Abolir la prohibición y despenalizar la posesión y el consumo no quiere decir que se deba de ir a un consumo incontrolado y que se puedan vender libremente las drogas, hay que ir a un control y además especifico para cada droga desde la producción hasta el consumo pasando por la distribución y venta. Estoy empeñado y no desisto, ni me desaliento, en la casi utópica tarea de conseguir que exista el los periódicos un espacio destinado a una labor continuada para dar la máxima educación y formación posible a la sociedad y contribuir con ello a promocionar la abstinencia, disminuir el consumo y erradicar el narcotráfico.

·Publicidad·
·Publicidad·