Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Otras implicaciones del Estatuto catalán

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Señor director, tras el acuerdo alcanzado por el PSOE y CiU para la aprobación del nuevo Estatuto de Cataluña se ha hablado casi exclusivamente del tema de la financiación. Asunto importante y preocupante ya que parece ser que dicha financiación acabaría en la práctica con la unidad de España y dejaría totalmente indefensas a las Comunidades Autónomas más pobres. Sin embargo, hay otros aspectos más importantes que el económico de los que no se dice absolutamente nada. Me refiero al contenido del capítulo I del título I del Estatuto, titulado "Derechos y deberes en los ámbitos civil y social". ¿Qué ha sido de la propuesta inicial de aborto libre y de legalización de la eutanasia? ¿Qué de la aprobación de cualquier unión y de su equiparación con el matrimonio dejando la puerta abierta a aberraciones tales como el incesto? ¿Cuál es la postura de los diputados católicos de Unión Democrática de Cataluña al respecto? ¿El Partido Popular va a dar la batalla en estos temas teniendo en cuenta la opinión mayoritaria de su electorado o, por enésima vez, va a dar la callada por respuesta? Muchos españoles estamos preocupados por la defensa de la vida desde su concepción hasta su fin natural; por la defensa de la familia y del matrimonio como células fundamentales y formadoras de cualquier sociedad; en definitiva, estamos más preocupados por el bienestar moral que por el bienestar material de nuestra Patria. Ante este silencio casi absoluto cabe preguntarse por qué no hay ningún periódico, radio o televisión que nos informe de estos asuntos y por qué los partidos políticos tampoco nos dicen qué es lo que han pactado. En situaciones como esta, uno llega a la conclusión que todo eso del derecho a la información o el derecho a decidir de los ciudadanos no son más que bonitas palabras que enmascaran la realidad de una "votocracia" en la que los partidos políticos hacen y deshacen a su antojo sin tener en cuenta ni la realidad social ni aquellos principios inherentes al ser humano - ley natural - que no deberían ser vulnerados bajo ningún concepto.