Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Estado laicista

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Referente a la clase de Religión hay que recordar que cuando el Estado cierra los ojos al valor social de la Religión, se convierte en confesionalmente ateo militante

Y es que la enseñanza de la Religión en la escuela, pública o concertada, está reconocida en la legislación vigente en España y en los Acuerdos del Estado con la Santa Sede se explicita que la Religión "ha de ser considerada como asignatura fundamental para quienes la elijan libremente".

Por eso quienes quieren eliminarla o le ponen trabas es porque no reconocen la libertad religiosa, que es un derecho de todos los ciudadanos, no una concesión benévola del gobierno de turno.

En este sentido "el creyente no es un bobo que no sabe ni cómo ni por qué es creyente", sino que "pone en juego sus capacidades intelectuales y conoce así el origen histórico de su fe y de su religión, conoce los contenidos y el por qué de lo que cree, sabe razonar cuál es el comportamiento adecuado, que brota de esa fe, entiende lo que celebra cuando acude al culto, y reconoce en el arte cristiano los misterios de la fe que se han traducido en cultura".

"Un creyente sabe dar razón de su fe y de su esperanza y esto es precisamente lo que se estudia en la clase de religión".

Por ello cuando si el Estado no apoya a la Religión "y cierra los ojos a su valor social o peor todavía, considera que es algo negativo", "deja de ser aconfesional, para convertirse en confesionalmente ateo militante; es el Estado laicista que asoma sus orejas tan frecuentemente en nuestros días".