Lunes 05/12/2016. Actualizado 10:28h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

El largo camino hacia el centro

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Decía un importante líder religioso almeriense no hace mucho, que lo importante de recorrer un camino, era precisamente eso, recorrer el camino. La introspección, la reflexión sobre nuestra posición y sobre el camino que estamos haciendo era, según él, una fuente de conocimiento propio y por lo tanto de sabiduría espiritual, que no podíamos obviar. Quizás sea esa la causa por la que la derecha española, está haciendo un largo, larguísimo camino, para lograr llegar al centro. Por lo visto, como lo importante es estar en el camino, no quieren llegar a ese ansiado centro, pues en el momento que lleguen se supone que habrían alcanzado la meta ansiada y se podrían relajar y la derecha española es muchas cosas, menos relajada.

¿Recuerdan cuando hace poco el señor Arenas, advertía al PSOE sobre la inconveniencia de “acoger en su seno” a posibles tránsfugas?, pues bien, mientras, su partido, estaba jugando un importante partido gracias a unos tránsfugas.

¿Siguen las sesiones que por televisión ofrecen de nuestro Parlamento de la nación? Ese tono de “cuasi” amenaza que utilizan, esos pataleos, abucheos e increpaciones; increpaciones y burlas –por no utilizar otros términos- que no se cortan de espetar incluso a quien esté en la tribuna con el turno de palabra.

Pero de actuaciones de este tipo, hay muchos ejemplos y ciertamente, cuando el otro día el señor Marín decía que no se daba un espectáculo muy gratificante desde el Parlamento, tenía razón, ver a “los padres de la patria”, patalear, abuchear y faltar al respeto a quienes no son de su mismo color, no es ciertamente un buen ejemplo para nadie.

Mucho camino tienen que recorrer para llegar al centro, pero lo primero que tienen que hacer, en ese recorrido y según mi opinión, es aprender lo que es el respeto por el oponente –que no enemigo-, a escuchar lo que otros tienen que decir, sin interrumpirlos con muestras de su mala educación y de su “talante”. Aprender por fin, los principios básicos de “urbanidad”, ni pensar en abstrusas ciencias como la “ética”, o la “moralidad”.

Ya que se ponen a recorrer un camino, que no sea solo como ejercicio físico, se trata de que ese camino iniciático, cumpla su objetivo en cuanto a sabiduría, convivencia y paz consigo mismo.