Viernes 09/12/2016. Actualizado 11:43h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

No hay mal que cien años dure

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Por si no estaba claro que las relaciones del gobierno de ZP con algunos países no es lo deseable para un gran estado, estos días han aparecido signos más explícitos de que EE.UU. no es amigo de España. Ocho países europeos ha visitado Condolezza Rice, en su primer viaje al extranjero como secretaria de Estado de Washington, pero no España. La agencia estadounidense AP lanzó el viernes 4 de refilón una elocuente frase explicativa en una de sus crónicas: "Rice no llegará empero a España, cuyo gobierno irritó al de George W. Bush al sacar sus soldados de Irak en abril pasado..." En Washington, según informaciones cualificadas, estos días comentaban algunas fuentes cómo el Gobierno de Rodríguez Zapatero, en abierta crisis por los problemas con el norte nacionalista y la amenaza del sur de Marruecos, ha ofrecido a la Casa Blanca su plena disposición a colaborar. Algo tarde, al parecer. Algunos conspicuos de la capital federal sostienen que es mejor esperar a que se desate una situación absoluta de inestabilidad y esperar un cambio de Gobierno en España. Es lo que se comenta en Washington. Parecen muy duras y distantes estas afirmaciones y muestran gran indignación. ¿Qué consecuencias tienen estas relaciones? Una pérdida de peso internacional del Estado Español y obligación a alinearse con países poco democráticos (Marruecos, Cuba, Venezuela...). Pérdida de mercados de los productos españoles muy apreciados en EEUU. (zapatos, clementinas, alcachofas, vinos, jamón, astilleros...). Disolución, no sólo de la nación española, sino del estado. Si a pesar de todo, como piensan algunos americanos, esto sólo dura cuatro años, pasados estos aún estaremos en condiciones de recuperarlo. Aunque no sirva de consuelo podemos pensar que "no hay mal que cien años dure".