Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

8 de marzo y las mujeres invisibles

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El año pasado titulé este día otra carta como "Día de la feminización de la pobreza". Hoy cambio el título no porque las mujeres hayamos mejorado nuestro nivel adquisitivo sino porque cada vez somos más invisibles.

No queda nada claro qué celebraremos este año. La lucha parece que se centra en si habrá o no manifestación ilegal proaborto. En realidad el día 8 de Marzo nadie sabe muy bien lo que se quiere festejar. ¿La libertad de las mujeres? ¿El derecho al voto femenino?¿El salario que tienen algunas mujeres por trabajar fuera del hogar?.

En plena campaña electoral algunos, el señor Rodríguez Zapatero incluido, han dicho que lucharán para que todas las mujeres tengan un empleo. ¿Pero es que eso no es así ya?. Todas las mujeres trabajan, unas dentro y fuera y otras dentro y dentro. A unas se las llama "trabajadoras" y a otras "amas de casa". Las primeras cobran por su trabajo de fuera y las segundas no cobran por su trabajo, esa es la diferencia, ninguna otra. A las segundas se las ignora, se las invisibiliza.

Me sorprende ver que desde muchas instancias, que encima se denominan "progresistas", sólo se hable de las mujeres en clave de extinción, porque eso es el aborto, y nunca en clave de maternidad de procreadoras y acogedoras de vida. Ahí están los programas de los partidos, demasiadas energías en intentar desfamiliarizar a la mujer y poco interés, y ningún euro, en respetar la libertad de todas las mujeres, también de las que quieren lo mejor para sus hijos y para sus padres y para sus dependientes y que saben que el hogar es algo más que un apeadero.

Muchas mujeres, espero que todas, queremos ser solidarias, con las otras mujeres, con los hombres, con los niños, con los ancianos, todos formamos la gran familia humana y no nos atraen esas luchas continuas basadas en el individualismo, en la competitividad y en la imposición. Creemos en la familia como base de la sociedad, como equipo en el que todos somos necesarios, y de ahí nace nuestra fuerza, no de un salario, no de un voto, nace de nuestra capacidad para ver en hombres y mujeres seres en busca del bien común.

Y a eso nos dedicamos y por eso trabajamos y por eso existimos sin pedir perdón ni permiso porque amamos la libertad.