Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Hacia un mundo sin hambre

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El especialista en nutrición Gregorio Varela, hace una década, explicaba que los progresos obtenidos en la producción de alimentos permiten esperar la victoria sobre el hambre en el siglo XXI . El hecho de que no dependamos de un determinado alimento, sino de energía y nutrientes, y que éstos los podemos encontrar en una serie muy grande de alimentos, va a facilitar nuestra victoria contra el hambre. Pero con los datos aportados por la FAO, en días pasados, informándonos que en 2004 murieron seis millones de niños por desnutrición, no es para ser muy optimistas Vivimos aplastados por millones de toneladas de excedentes de cereales, cuyo almacenamiento supone un costo extraordinariamente elevado. Obviamente la solución no está, como podría parecer con una visión muy simplista del problema, en enviar los alimentos que nos sobran a los países en los que faltan. En éstos, por ejemplo, no suele haber infraestructuras que permitan, de una manera eficaz, el recibir y mucho menos el distribuir y aprovechar estos “donativos”. La falta, por ejemplo, de red del frío impide la distribución a los consumidores de los alimentos perecederos. La solución tiene que venir por otro camino: la victoria contra el hambre se logrará el día en que cada uno de los países que actualmente son deficitarios sean capaces de producir por sí mismos la cantidad suficiente de alimentos para nutrir a sus poblaciones. Sin embargo, el hecho de que un país sea capaz de producir los alimentos suficientes para alimentar a su población no quiere decir que estratos muy importantes de la misma no pasen hambre. Sin embargo, el problema se convierte entonces en político: tienen que ser los políticos los que consigan la justicia en la distribución de los alimentos. Esperemos que así sea.