Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Los muros de ZP

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Zapatero no debe criticar los muros construidos en el exterior y colocárselos a los católicos y a la libertad de educación y de conciencia, de los padres a educar a sus hijos.

Es posible que sea casualidad no sectaria, que Zapatero en su visita a México califique a la recién nominada séptima maravilla del mundo al monumento -pagano- de Chichén Itze como "una maravilla", que lo confirmaría si declarara públicamente también maravilla al Cristo redentor brasileño también incluido en estos siete. Lo que ya no es casualidad es que ataque a la política norteamericana por el muro que construye en su frontera mexicana, justificándolo y autoerigiéndose en adalid del derecho de las personas a buscar una vida mejor.

Dicen que nadie es profeta en su tierra, y Zapatero menos al criticar muros en el exterior y colocarlos a los católicos y a la libertad de educación y de conciencia, de los padres a educar a sus hijos. Defendiendo personalmente en el Debate del Estado de la Nación la Educación para la Ciudadanía (EpC), coloca un muro que la jurisprudencia y el sentido común eliminan.

Ningún estado democrático que respete los derechos humanos (DD.HH.) puede impedir que los padres objeten a su EpC que introduce una moral obligatoria en los alumnos, que ningún estado europeo contempla en la asignatura similiar que dice emular. Menos aún que excluya el hecho religioso e intente crear una moral de la sexualidad que el Tribunal europeo de DD.HH. veta, ya que esta educación religiosa o filosófica queda reservada a los padres, como ocurrió con el caso danés.

¿Si ZP cree el derecho de los ciudadanos a una vida mejor, por qué no lo cree para el caso de los padres que un vida mejor viene donada de padres a hijos por los principios heredados durante siglos de la moral católica?. La clave es clara y si no quiere construir muros interiores tiene varias opciones: reformar la asignatura según estos criterios, eliminarla, hacerla opcional o en su defecto permitir libremente la objeción de conciencia.