Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

¡Que nadie toque a Rubianes!

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Reto a todos los que defienden a este sujeto a que me respondan: ¿Qué hubiera ocurrido si todos los insultos que profirió en la televisión hubieran sido contra Cataluña y sus ciudadanos?

¡Vaya, se nos alborotó el gallinero progre! Que nos invadan los inmigrantes, no importa; que hagamos el ridículo en Bruselas con la OPA de E.ON pecata minuta; que donde dije Diego digo digo, y ahora España envía soldados a todo el mundo, eso sí, en misión de Paz. Es normal porque lo dice la ONU (como si este organismo no metiese la pata un día sí y el otro también), y como no, el gobierno socialista tiene patente de corso; pero que al Rubianes de marras lo echen de Madrid ¡Eso si que no se puede tolerar! Y máxime si se trata de una obra de Lorca, el santo y seña de la progresía española.   Cataluña furiosa se ha levantado en armas y con ella toda la prensa, incluso la catalanista, para defender al enfant terrible, al matoncete de barrio que se las cantó claras a toda España, al actorcete malhablado que se permitió insultar a los españoles con su "culta" colección de epítetos, a cual más fino y pintoresco ( ¡y a esto, señores, los progres le llaman cultura!), al que, cuando no se le ocurre otra cosa, llama fachas a todos los ciudadanos que no comulgan con su peculiar modo de pensar.   Y un tío semejante seguramente se considerará un demócrata y pide que se le deje vociferar en aras de una libertad que no contempla, sin embargo, la del resto de los ciudadanos. Se dice de un político extremista que arengaba a sus huestes con el siguiente discurso: "¡Señores, defensor soy del libre pensamiento y muera todo aquel que no piense cual yo pienso!" Algo semejante se puede decir de este sujeto de cincuenta y nueve años, medio gallego y medio catalán, que para hacerse propaganda, no le duele cargarse los sentimientos de todo un pueblo y, lo peor ha sido que, en su insensatez, pretende meter la mar en un pozo al intentar paliar su fiasco declarando que "él sólo quería ofender a la media España "reaccionaria", con lo cual duplica el insulto.   Reto a todos los que defienden a este sujeto a que me respondan: ¿Qué hubiera ocurrido si todos los insultos que profirió en la televisión hubieran sido contra Cataluña y sus ciudadanos? ¡Ah!, ¡claro, pero esto es otra cosa! No, si es que no tenemos remedio...

·Publicidad·
·Publicidad·