Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Pues mi padre es bombero y no apaga tu fuego

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La unidad de España, el pacto antiterrorista, los tripartitos o las últimas encuestas no han sido motivo suficiente para que Zapatero mostrara un cambio de planes

¡¡Y mi papá también!! Asuntos como la unidad de España, el pacto antiterrorista, los tripartitos o las últimas encuestas parece que no han sido motivo suficiente para que Zapatero mostrara un cambio de planes ni de talante que no talento que evitara abocarlo irremediablemente a adoptar el papel de “Don Erre Que Erre”, mucho peor interpretado que Paco Martínez Soria en aquella película.

 

Para colmo, han saltado a los medios de comunicación las declaraciones de ZP mientras dialogaba en la Moncloa con Maria Jesús Rodríguez (la madre de Irene Villa) que le manifestaba las innumerables ocasiones en que su hija se hacia la misma pregunta. ¿"Por qué nos ha pasado esto?”. A lo que Zapatero dejaba estupefactos a los asistentes con su replica "también mataron a mi abuelo". Ante esto, uno que puede decir.

 

Y mas, si lo dice el presidente del Gobierno, el representante del Estado español, que se toma la libertad o mas bien el libertinaje para comparar e incluso asemejar una muerte a manos del terrorismo con una muerte en una guerra entre españoles, con el único fin de ocultar su cobardía mental encubierta en una sicopatología dependiente del odio y el rencor en contraste con la esperanza de una hija a la que ilusiona que no vuelva a ocurrir lo ocurrido.

 

A mi me ha recordado a la típica discusión de recreo donde varios niños discuten sobre la profesión de los padres y siempre hay uno que tiene que estar por encima de los demás. ¿Que pasa con la guerra civil? ¿Porque la izquierda quiere seguir teniéndola presente? Pensaba que tras la Transición se había realizado un ejercicio de "insomnio histórico" dejando atrás a los Primos de Riveras, los Azañas o los Francos.

 

Es una moda común en España la de equiparar el dolor propio con el ajeno, si bien como moda al uso no pasa de ser algo francamente descabellado. Tratamos de realizar un proceso de empatía para entender mejor al de al lado, hecho que me parece meritorio para comprender su dolor pero que se me presenta como irresponsable, falto de sentido y nada ético cuando se trata de igualar penas.

Una actitud que no descarto en el señor Zapatero que como es innato en su "talante" y como medio de justificarse no ha podido obviar ese ramalazo de bolcheviquismo rancio y desfasado. No es permisible para el Jefe del Ejecutivo el tener esta serie de “traspieses” que lo único que enfatizan es una grave debilidad. La injusticia duele, eso es cierto, que se lo pregunten a las victimas del terrorismo. Pero más duele aún que te traten con la mentira o como una victima tonta.

·Publicidad·
·Publicidad·