Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

La parte y el todo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hartos estamos muchos españoles de comprobar, día tras día, como nuestros políticos meten la pata hasta el corbejón en sus juicios  y diagnósticos sobre realidades del ser del hombre, a la vez que intentan construir "algo" sobre esos errores y dislates; y ya se sabe, no hay nada peor que aportar buenas soluciones a un mal planteamiento... Freud descubrió algo importante, que el sexo es uno de los componentes de la condición humana. Pero hizo de esa parte un todo -todo el hombre se podía explicar a través del sexo- y se equivocó.  Vinieron luego otros científicos importantes que descubrieron otros componentes de esa condición humana, como la agresividad y el mimetismo -¿quizás porque descendemos del mono?... y un mimetismo fundamento de la publicidad actual-, pero se equivocaron también al caer en el mismo error de Freud, de hacer de la parte un todo y pretender explicar el hombre a traves solo de esa agresividad o ese mimetismo. Pero una cosa quedaba ya clara, que Freud se había equivocado de plano porque ya en ese hombre había un componente sexual. otro de agresividad y otro de mimetismo y, seguramente, otros que irían apareciendo como la dimensión transcendente sin la cual no se puede explicar al hombre.

Hoy, seguimos sin aprender la lección. Para muchos de nuestros políticos parece que solo existe el sexo, y por lo tanto vengan programas de televisión basura que pagamos todos los españoles; películas aún peores también financiadas por nuestros bolsillos; asignaturas en los colegios sobre el sexo anal, oral y próximamente umbilical ¿por qué no? educación que pagamos todos nos guste o no; la pildora del día después -y no para evitar embarazos y respetar la libertad de nuestras adolescentes, no-, para poder copular a placer; el famoso "mapamundi" del clítoris de la señorita Aido. Y suma y sigue y venga sexo y más sexo. De una parte un todo, o más que un todo un montón de basura barata y corrompida hasta llegar al extremo de pretender hacernos creer que la felicidad del ser humano es igual a sexo. O hasta llegar al ridículo de ponerle pene a la Barbie... En serio ¿tanto dinero tiene España para gastárselo en semejantes aberraciones? y ¿sin nuestro consentimiento? Y si la razón a este poder gastar a placer la dan los votos, entonces nuestra democracia está enferma, muy enferma, y nada bueno puede salir de un sistema político tan corrompido y pervertido. Y yo me pregunto ¿quién es el guapo, líder o superhombre capaz de arreglar semejante desaguisado? Yo no veo ninguno en nuestro horizonte político; y con este vacío actual se pierde, en contraposición a las dictaduras, la principal bondad de la democracia: el poder cambiar al mal gobernante. Un problema, no, una tragedia, y nunca mejor dicho: que venga Dios y lo arregle; si al final...

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·