Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

La política de hoy

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pienso que no hay oficio más noble que la política. El gobierno, el bienestar de los ciudadanos, el cuidado de lo publico, que es de todos y nos afecta a todos, es un trabajo de gran repercusión social, de servicio a los demás, a la comunidad; un trabajo noble. Sin embargo nadie lo percibe así. Para la mayoría, lo político está ligado al tráfico de influencias, al enriquecimiento personal, a la falsedad, cuando no a la mentira, a ir a lo suyo. La desconfianza en los políticos es moneda común y el punto de vista de acudir a ellos para ver que parte del pastel nos pueden proporcionar, es un punto de vista común. A este clima colaboran algunos hechos en ocasiones de personas concretas y en otras ocasiones, lo que es más lamentable a verdaderas tramas urdidas por el propio partido que terminan sirviendo para enriquecer a algunos, como hemos podido ver en nuestra reciente historia. Y en otro orden de ideas, no se puede alimentar continuamente el enfrentamiento, la lapidación de los que no piensan como uno, el insulto gratuito, la descalificación sin que al final se descalifique uno a si mismo. Por poner un ejemplo, continuamente oímos en los medios de comunicación como los políticos se llaman mentirosos (se insultan) y no pasa nada. Y si a uno le llaman mentiroso, algo tendría que pasar, no solo el silencio. Vendría bien que la clase política tuviese en cuenta estas consideraciones, que sus comentarios fueran mesurados, que hablasen con respeto del resto de los partidos, que buscasen el acuerdo y no el continuo enfrentamiento, que como poco sirve solo para quemar energías inútilmente. Estamos convirtiendo las apariciones de los políticos en televisión en un espectáculo de insultos similar al que prolifera en los talk show, o en los debates que solo buscan audiencia a cualquier precio. Política basura, que termina por convertirse en cultura basura. Creo que nos merecemos mucho más.

·Publicidad·
·Publicidad·