Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

El recuerdo de la Guerra Civil, por Zapatero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Vino la memoria histórica y nosotros, los inocentes que sufrimos en propia carne todo aquello, no queremos más memoria que la reconciliación de todos y de una vez por todas. Para ello ofrecemos nuestros brazos abiertos y no permitimos que desde una supuesta izquierda, que debe caracterizarse por su defensa del débil y por su generosidad, se desentierren el odio y el rencor.

Nací en la Guerra Civil y mis recuerdos de infancia y juventud estuvieron marcados por la situación política. Primero con mi padre en la cárcel por su militancia política en Izquierda Republicana y mi madre maestra, sancionada con la pérdida de la carrera. Después, incautaciones, miedo en casa, vejaciones, temor a las palizas de los de falange, que se divertían sacando a los "rojos" para darles unas manitas, aunque mi padre había salvado muchas vidas durante la guerra....

Muere muy joven mi padre y mi madre consigue el reingreso, aunque con las limitaciones de no conservar la plaza y no poder acercarse a ninguna capital. Esto nos condenaba a los 4 hijos a no poder realizar estudios en ningún centro oficial.

Después...salimos adelante, pasó mucho tiempo, conocí a gente estupenda que vivió la tragedia en el otro bando con familiares asesinados por nada y aunque tuvieron reconocimientos y mejores oportunidades que nosotros, también lo habían pasado muy mal.

Llegó la Transición y pensé que íbamos a enterrar las ‘dos Españas’, que sólo iban a ser historia. Y vino la memoria histórica y nosotros, los inocentes que sufrimos en propia carne todo aquello, no queremos más memoria que la reconciliación de todos y de una vez por todas. Para ello ofrecemos nuestros brazos abiertos y no permitimos que desde una supuesta izquierda, que debe caracterizarse por su defensa del débil y por su generosidad, se desentierren el odio y el rencor.