Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

¿A qué responde el sistema de ONG?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Centenares de ONG se encuentran activas en España. Centenares de asociaciones que representan otros tantos voluntarismos de diversos grupos que se mueven motivados por defender particularidades de cada uno de ellos Parece evidente que todos se encuentran en lucha para defender algo que consideran justo y que estiman se encuentra desamparado en el sistema social que nos ha tocado vivir. Y casi todos están en lo cierto ¿Y qué lectura tiene tal realidad? Al menos tiene dos lecturas: la de las administraciones públicas, que presentan el hecho como una muestra de libertad, y una más crítica que ve en semejante situación un medio más de control social. El sistema, absolutamente desentendido de la realidad social, centrado únicamente en controlar el descontento popular, se preocupa en mantenerlo en niveles asumibles por él mismo. Por ello, estima que le sale a cuenta destinar parte de los presupuestos generales del estado al mantenimiento de éstas asociaciones, controlando así la evolución de las mismas, repartiendo más generosamente los recursos que son de todos para promocionar aquellas que se doblan mejor a la conveniencia del poder establecido, y negando esa misma ayuda a las que se muestran más díscolas. Así, sobre el papel, el estado es justo. ¿Que una ONG defiende la vida?... Subvenciona parte de sus actividades; ¿Que una asociación defiende el aborto o la eutanasia?... Subvenciona parte de sus actividades. Mentira. Todo mentira. ¿Qué consigue en realidad el estado opresor? Tener dividida a la sociedad; hacer que la buena gente, que junta puede hacer tambalear y caer al tirano, se encuentre limitada a afilar sus argumentos para conseguir más recursos económicos que las otras organizaciones, mientras conforman su conciencia afirmando que si renuncian a tales "ayudas" lo único que conseguirán es que esos recursos terminen en manos de las ONG que defienden principios contrarios. ¿No sería más positivo que, lejos de las ONG, quienes sentimos principios humanistas y cristianos nos uniésemos en una sola organización que, con las secciones que se quiera, tomásemos una postura decidida en defensa de la vida, de la justicia, de la lucha contra el terrorismo, de defensa de la familia, de la educación, de la Patria? Con una peculiaridad: aprovechando el sistema de financiación impuesto por el sistema, ¿qué nos impediría reclamar esos fondos?... Y si nos los niegan. o si llega el caso, por propia decisión, ¿qué falta nos hace que un sistema tiránico nos devuelva parte de lo que previamente nos ha quitado? Claro, que el fin perseguido en ese caso es incompatible con el propio sistema. ¿Y qué es más importante?, ¿el fin perseguido, o el sistema?.