Martes 27/09/2016. Actualizado 12:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

¿Y los varones?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ignatius J. Really luchaba a brazo partido en la novela por lograr un mundo mejor desde el claustrofóbico interior de su habitación. El Congreso pretende emularlo, desde su propio laberinto en la carrera de San Jerónimo, con el meritorio “handicap” de abismarse en la narcolepsia de los peores ciegos, que son los que no quieren ver. Su obra, por incompleta, no puede ser menos que baldía desde el punto de vista de los irreparablemente afectados por sus conscientes, contumaces y voluntarios silencios. De este modo, el pleno aprobó el 14 del presente diciembre, por unanimidad, la toma en consideración de una proposición de Ley que reforma la ley Orgánica del Poder Judicial a fin de convertir la mutilación genital femenina en un delito de jurisdicción universal. El pleno del Congreso, curiosamente, no ha tenido sin embargo nunca nada que decir sobre la mutilación genital masculina (léase concretamente circuncisión ritual mahometana o hebrea) y menos todavía sobre la que se perpetra impunemente en territorio nacional bajo la coartada de falsas fimosis. No es tan difícil imaginar una pulcra y protocolizada sociedad cívica de concienciadas mantis religiosas en la que el ministerio de Sanidad atienda sólo al cuidado de la salud femenina, el poder Judicial sólo considere delictivo el maltrato a las mujeres, y Bienestar Social solo proteja a las niñas en situación de riesgo. Y a los chavales, mientras, que los parta un rayo.