Miércoles 07/12/2016. Actualizado 10:10h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Adjani y Reno, dos estrellas del cine que protagonizan la rentrée teatral en París

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La rentrée teatral parisina está marcada este año por la vuelta a los escenarios de dos actores que han alcanzado la celebridad en el cine: Isabelle Adjani y Jean Reno

Sorprende, sobre todo, la presencia de Jean Reno en un teatro. El inspector del “Código da Vinci” o de “La Pantera Rosa”, el asesino de “Léon”, o el ladrón de “¡Que te calles!”, ha decidido volver a sus antiguos amores. Junto a Clémentine Célarié interpreta en el Teatro Edouard VII, “Grandes Ocasiones”, del americano Bernard Slade, dirigida por Bernard Murat. La pieza permite descubrir a una pareja en pleno divorcio, que no deja de frecuentarse con ocasión de un aniversario, las fiestas familiares o un accidente de esquí.   Jean Reno, que en realidad se llama Juan Moreno (sus padres son españoles y él nació en Marruecos), se ha tenido que someter a la dura disciplina de aprender el texto de memoria, algo a lo que no estaba acostumbrado. Para facilitarle la tarea, sus cuatro hijos se han turnado este verano para ayudarle a repetir.   En cuanto a la misteriosa Isabelle Adjani, sube por segunda vez a un escenario con “Maria Estuardo” de Wolfgang Hildesheimer, dirigida por Didier Long en el Teatro Marigny. Son las últimas horas de la reina de Escocia antes de ser decapitada por orden de su rival, Isabel I. Es el segundo papel en el teatro para Adjani, e igual que en la primera ocasión interpreta a un personaje trágico. Hace cinco años se sumergió en la piel de Marguerite Gautier, la heroína de “La dama de las camelias”.   Por este papel obtuvo una nominación a los premios Molières, así como encendidas y admirativas críticas teatrales, aunque también hubo quien dijo que con su interpretación “las camelias estaban marchitas”, y hasta algún rendido admirador admitió que tenía tendencia a retorcerse las manos y rodar excesivamente por el suelo, algo que en otro resultaría ridículo, pero que a ella, por ser ella, se le podía perdonar.