Viernes 22/09/2017. Actualizado 12:57h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Cuando Albert Robida, maestro de la caricatura, veía ya en 1880 a la mujer tomando el poder

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El caricaturista francés, Albert Robida, ya en 1883 había imaginado construcciones como el delirante castillo de Howl, imaginado por la escritora británica Diana Wynne Jones en su novela “Howl’s moving castle”.

Los amantes de las obras del cineasta japonés Hayao Miyazaki, y concretamente de su película de dibujos animados “El castillo ambulante”, quedarían sorprendidos al ver las obras del caricaturista francés Albert Robida, que ya en 1883 había imaginado construcciones como el delirante castillo de Howl, imaginado por la escritora británica Diana Wynne Jones en su novela “Howl’s moving castle”, y recreado por Miyazaki en sus dibujos animados.

Con su desbordante imaginación, Robida ideó una casa aérea giratoria o una pensión volante, la “Pension Bellevue”, ideal para una cura de aire sano sobrevolando las montañas.

Este contemporáneo de Julio Verne no le iba a la zaga en premonición. Mezclando un agudo sentido del humor con una amplia visión de futuro, Robida creó el “telefonoscopio”, la televisión interactiva o los tubos de aire comprimido a gran velocidad para viajar de París a Madrid.

Estos días, el Centro de la Prensa Extranjera de París acoge una exposición, mínima para lo dilatado de su obra (unos 60.000 dibujos), pero muy interesante, con algunas de las caricaturas que Robida creó pensando en los tiempos en los que la mujer llegaría a ocupar puestos claves en el poder, hoy considerado como una necesidad evidente, pero hace siglo y medio inimaginable, salvo para algunas inteligencias calenturientas como la de Albert Robida.

Baste recordar que en Francia no se acordó el derecho de voto a las mujeres hasta el 21 de abril de 1944. Pero casi un siglo antes Robida ya las veía pasando revista a la tropa (femenina claro está), vistiendo su toga de abogado, logrando la mayoría en la Asamblea Nacional, o como gran reportera, recorriendo el desierto a camello con los aparatos más sofisticados para transmitir las noticias.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·